Más de mil nicaragüenses han sido rechazados en puntos ciegos de la frontera con Costa Rica

La acción es para garantizar que no estén entrando a Costa Rica personas que tengan algún expediente delictivo

Durante los últimos tres meses, más de 1.000 nicaragüenses han sido rechazados por la Policía de Migración y oficiales de la Fuerza Pública en diversos puntos ciegos de la frontera con Costa Rica.

Así lo informó, la noche de este viernes, la Cancillería de Costa Rica mediante un comunicado en el cual también detalló que se han detectado, al menos, 20 casos de coyotaje.

Epsy Campbell, canciller y vicepresidenta de Costa Rica, manifestó que el Gobierno trabaja persistentemente en acciones coordinadas para garantizar la seguridad nacional ante la crisis humanitaria que enfrenta Nicaragua.

Durante los últimos meses, más de 440 personas han muerto en Nicaragua como producto de enfrentamientos entre policías y civiles que protestan en las calles contra el gobierno de Daniel Ortega.

“La prioridad es garantizar la seguridad nacional y que esta presión migratoria no afecte la calidad de vida de los costarricenses. Las acciones que estamos haciendo en materia migratoria están directamente relacionadas con cruces de información, para garantizar que no estén entrando al país personas que tengan algún expediente delictivo en sus países de origen”, aseveró Campbell.

Vigilancia

Allan Obando, director de la Policía de Fronteras, explicó que todos los días se realizan patrullajes en la zona fronteriza, como parte de un trabajo en conjunto con Migración, con la finalidad de resguardar la soberanía de Costa Rica.

“En los últimos tres meses hemos rechazado a más de 1.000 nicaragüenses, como parte del trabajo mancomunado que mantenemos con Migración”, dijo Obando.

Por su parte, Víctor Barrantes, viceministro de Gobernación, destacó la coordinación permanente que mantienen con la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS), para detectar cualquier hecho relacionado con tráfico de personas o ingreso irregular de migrantes.

“Cada vez que documentamos a una persona, realizamos controles como la toma de huellas digitales, empleamos las bases de Interpol y de otros organismos internacionales. Estas revisiones son exhaustivas, verificables y totalmente confiables. El refugio es un derecho humano que no puede utilizarse de manera inadecuada”, manifestó Barrantes.

Costa Rica busca recursos financieros específicos ante organismos internacionales para atender las necesidades de la población migrante, sin que eso atente contra los servicios que el Estado está obligado a brindar a los costarricenses.

La Dirección General de Migración y Extranjería ha habilitado la línea telefónica 1311 para que las personas que tengan temores fundados de que su vida corre peligro en Nicaragua puedan solicitar refugio.

Las autoridades han detectado que más del 80% de las personas que han solicitado esta condición son nicaragüenses radicados en Costa Rica y ven en esa figura como una rápida salida para regularizar su situación.

Barrantes recordó que el refugio es un derecho humano que no puede utilizarse de manera inadecuada. "En la actualidad, la tasa de aceptación del refugio en Costa Rica es de un 6%; el rechazo tan alto se debe a que las personas deben demostrar que sus temores son fundados".