Caravana de Solidaridad con Nicaragua expone la represión sandinista en Perú

Representantes de diferentes movimientos sociales nicaragüenses llevaron la temática de la represión de Daniel Ortega a las afueras de la Embajada de Nicaragua, en Perú.

Ahí, con murales informativos (datos, fotografías, entre otros), Julio Vannini, presidente de la Asociación Nicaragüense de Astrónomos Aficionados; Carolina Hernández, del Movimiento Nacional Frente a la Minería Industrial, Yader Parajón, del Movimiento Madres de Abril y Ariana Mcguire, de Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia (CUDJ Nicaragua) expusieron y denunciaron los asesinatos y abusos que vive el pueblo nicaragüense.

“La gran mayoría de los nicaragüenses somos terroristas, y según ellos (el gobierno sandinista), justifica el uso de fuerza letal”, dijo Vannini durante su intervención, y en la que destacó el caso del asesinato del estudiante Álvaro Conrado.

Por su parte, Carolina Hernández, quien es parte de la caravana de solidaridad por Nicaragua, pidió “democracia” y que se vaya la “dictadura”, al mismo tiempo que aprovechó para denunciar los abusos que sufren los mineros.

Los nicaragüenses se apostaron en las afueras de la Embajada de Nicaragua en Perú.

A Yader Parajón la policía sandinista le mató a su hermano. Ahora es parte de la caravana solidaria, y alza su voz para informarle al mundo la experiencia que le ha tocado vivir con la pérdida de su hermano: su familia sufre amenazas de muerte y persecución.

“Daniel Ortega es el más grande terrorista de la historia de Nicaragua”, expresa.

Asimismo, la joven Ariana Mcguire, también parte de la caravana, exigió la renuncia de Ortega y pidió justicia ante los crímenes de lesa humanidad cometido por el gobierno.