Denuncian la detención de jóvenes señalados de levantar barricadas

Ante la comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, se hizo presente un grupo de madres para interponer la denuncia del secuestro de sus hijos.

Claudia Arana, una de las madres afectadas narra cómo sucedieron los hechos, en el cual la policía sandinista se hizo presente a su casa, allanado la vivienda y se llevó sin ninguna orden a sus hijos y los demás jóvenes.

“El día 24 de mayo llegó la policía a mi casa mis hijos se encontraban adentro, íbamos a almorzar, la policía entró a mi casa, ellos se los llevaron sin ninguna orden, sin nada, los detuvieron a medio día y los soltaron a eso de las 12 de la noche”, dijo Arana.

Los jóvenes fueron trasladados a la subestación 4 de la policía, Claudia señala al capitán Baldelomar de llevar el caso y dice que estando ahí los muchachos fueron golpeados; a su vez los oficiales los interrogaban y señalaban de saber quiénes “les daban arman y municiones” a los universitarios que participaban de las protestas cívicas.

“Mi hijo dice que lo golpearon y le decían que le dijeran que quienes les daban armas, quienes les daban municiones para atacarlos. Mi hijo les contestó que él no estudiaba y no tenía porque andar a favor ni en contra de nadie”.

Luego de esto el capitán Baldelomar llevó la orden de arresto el 29 de agosto, llegó a la vivienda de las afectadas junto a Telma Collado y el oficial Estaban Benavidez, aduciendo que los jóvenes serían detenidos para un proceso de investigación.

“Ya el 29 de agosto volvieron a llegar el capitán Baldelomar, la señora Telma Collado y el policía Estaban Benavidez, decían que se los iban a llevar bajo investigación y así pasaron 5 días mintiéndonos, diciendo que los tenían bajo foco, hasta que nos salieron diciendo que estaban siendo acusados de terrorismo”, relató Claudia.

Claudia alega que los jóvenes no se han involucrado en nada de las protestas y está segura que lo que les está pasando tiene que ver con una propuesta que le había hecho Nelson Jiménez, un miembro de la juventud sandinista a uno de sus hijos y por rechazarla están tomando represalias.

“El joven Nelson Jiménez, de la juventud sandinista llamó a mi hijo, Ángel Sebastián y le dijo “oe Sebastián te vengo a hacer una propuesta, mira necesitamos gente. Reunime chavalos le vamos a dar armas, 300 córdobas diarios, la comida fija para que vayamos a atacar a los estudiantes de la Upoli”, cuenta la mamá Ángel.

Para el abogado Pablo Cuevas de la CPDH, esta es una clara evidencia de las represalias que se ejecutan al negarse a ser partícipe de los planes del gobierno sandinista.

“Es evidente que la detención de estos jóvenes es una represalia por no haber querido ser parte de la comparsa de esquiroles para desbaratar las protestas o atacar las protestas”. “Hubo propuestas por parte de elementos que pertenecen al partido oficial como consecuencia de su negativa a ser parte de esta barbarie, entonces ahora los jóvenes están pagando con cárcel”, dijo Cuevas.

También explica que no puede ser permisible que se esté privando de libertad a menores de edad.

Estamos hablando de que ha habido una violación clara y constante a los derechos constitucionales y humanos de estos jóvenes. Dentro de los 5 jóvenes hay tres adolescentes que tienen la protección especial del código de la niñez y adolescencia, n o podían estar detenidos más de las 24 horas y fueron puestos a la orden de un juez muchos días s después de haber sido detenidos”, agregó el promotor

Cabe destacar que para los adolescentes ya desde hace varios días hay una orden de libertad, la cual no se ha acatado.