Reas políticas se declaran en “desobediencia penal”

Las reas políticas del Gobierno de Daniel Ortega, denunciaron a través de cartas que hicieron llegar a la Comisión Permanente de Derechos Humanos CPDH, que están siendo víctimas de violencia psicológica y además se declararon en “desobediencia penal”.

Los dieciochos mujeres que se encuentran detenidas ilegalmente en el Sistema Penitenciario “La Esperanza” de Tipitapa, manifestaron que “han sufrido violaciones a sus derechos humanos” y están siendo castigadas por protestar desde sus celdas contra el gobierno de Ortega.

“Desde nuestro ingreso aquí, cada día nos han estado reprimiendo y quitando cualquier derecho que poseemos como prisioneras, constantemente sufrimos maltrato sicológico, discriminación y faltas de respeto por parte de las funcionarias del penal”, dijeron en las misivas.

Las mujeres en forma de protesta cantarán el Himno Nacional, y harán banderas azul y blanco improvisando con sus uniformes y toallas blancas, sin importarles que los colores de la bandera sean prohibidos y catalogados dentro de “La Esperanza” como acto de indisciplina, además las presas amenazan con no ingerir los alimentos del penal.

“Aquí todo lo que representa el azul y blanco y lo patriótico es prohibido. Estos son actos considerados de indisciplina, por los cuales recibimos amenazas de sanciones. Actualmente somos 18 prisioneras políticas. Nosotras seguimos en resistencia desde aquí”, relataron en la carta.

Asimismo, las reas denunciaron ser hostigadas con cámaras fotográficas o de video que las autoridades del penal en cada momento andas detrás de ellas y la pésima atención médica que reciben.

“La atención médica es ineficiente, inhumana y negligente. Ha habido casos en los que alguna compañera ha requerido atención médica urgente y no se le ha brindado. Constantemente somos medicadas sin un diagnóstico previo. Vivimos acosadas con cámaras en cada momento sin nuestro consentimiento para luego usar esas imágenes en los medios del Gobierno”, explicaron.

La mujeres finalizaron su carta escribiendo: "¡La sangre derramada no debe ser olvidada! ¡Patria libre para vivir!".