Estadounidense relata cómo fue abusada sexualmente por paramilitar

Los hechos se dieron el 15 de junio cuando detuvieron a su esposo Jaime Navarrete
Leticia Gaitán

Eran las 5:30 de la mañana del 15 de junio cuando alrededor de treinta paramilitares encapuchados llegaron a la casa del matrimonio Yvon Navarrete y Jaime Navarrete, ubicada en el barrio Santa Rosa. Ese día, secuestraron a Jaime y abusaron sexualmente de Yvone

Los paramilitares llegaron a como se han caracterizado todos los secuestros: sin orden de allanamiento ni captura, de forma violeta y apuntando con armas. “Nos dijeron que si no abríamos la puerta nos iban a disparar”, relató Yvon de origen estadounidense.

Una vez adentro de la casa, los paramilitares obligaron a la pareja a tirarse al suelo y poner sus manos sobre la cabeza. En ese momento, un amigo de ellos los acompañaba. A él, paramilitares lo golpearon y patearon sin ningún motivo. “Yo le dije al tipo 'hey, no tienes por qué hacer eso. Él (su amigo) va a cooperar contigo'”.

Los agresores no solo llegaban por Jaime, acusado de supuestamente asesinar a un paramilitar, sino buscaban “armas”. Los paramilitares, como “Pedro por su casa”, entraron a la habitación de la pareja a tirar todo lo que en ella había. “Empezaron a tirar todo por doquier, voltearon la cama, registraron mi cartera, entraron a mi closet, todo lo que había adentro del closet lo sacaron. Después un tipo preguntó que dónde teníamos las armas y yo le dije que no teníamos armas, no teníamos nada. Él me contestó que estaba mintiendo”, contó Yvon. Todo eso pasó mientras paramilitares apuntaban con las armas sus cabezas.

Yvon señala, dentro de su cuarto, cómo sucedieron los hechos el pasado 15 de junio, en su casa ubicada en el barrio Santa Rosa.

Abusan de ella y roban sus joyas

Mientras paramilitares seguían en la búsqueda de armas, uno de ellos se ubicó atrás de Ivonne y empezó a tocarla. “Un tipo se puso detrás de mí y empezó a tocarme, empujando su cuerpo con el mío, abusando de mí,  diciendo lo bonita que era”, recordó.

El abusador sacó del cuarto a Yvon con las manos en la cabeza. “Me enojé y le aparté la mano y volví otra vez al cuarto y un tipo (otro paramilitar) que estaba ahí, tenía mi ropa interior. Agarró mi ropa interior y las olió y las puso en su bolso. Todas mis joyas, aretes, anillos, collares de oro, brazaletes, todo se lo llevaron”.

Apenas un anillo le quedó de todas las joyas que tenía, algunas valoradas en miles de dólares.

Y agregó: “El tipo que me había tocado se volteó, me quedó mirando, se rió y después se fue con Jaime… si Jaime no hubiera estado aquí, él me hubiera violado. Y si yo supiera quien es él, si se hubiera quitado la máscara, yo iría por él, traería un abogado y lo demandaría por abuso sexual”.

Yvon señaló que todos los paramilitares iban encapuchados y vestían de negro, a excepción de las personas que los esperaban en los vehículos, que andaban de civiles.

La denuncia frente al juez

Yvon expresó que no teme por su vida a pesar de haber hecho público la denuncia, lo que teme es por su esposo, que la policía sandinista tome represalias contra él. “Cuando le estaba explicando al juez qué había pasado, que había sido abusada sexualmente, ella no dijo nada y no se disculparon, no dijeron 'oye lo siento por lo que sucedió'… pero no tengo miedo de estar aquí y no tengo miedo de ir a casa, de lo que temo es que mi esposo esté 30 años en la cárcel porque él no hizo nada”.

Jaime Navarrete Blandón (c) e Yvon Naverrete durante el juicio. Foto/A. Flores/La Prensa

Inconsistencias en el caso de Jaime

La estadounidense rechazó el actuar de la jueza sandinista Rosario Peralta de haber actuado fríamente ante la confesión de abuso, y de no darle paso a que testificara en el juicio, puesto que era una de los testigos de lo que realmente ocurrió ese 15 de junio.

La Fiscalía cuenta con un video donde supuestamente se ve implicado Jaime, pero su esposa niega el hecho y afirmó que él “estaba en casa conmigo”. “El video claramente muestra que no era él y el juez no tomó eso en consideración, tampoco tomó en cuenta lo que me pasó a mí. Porque lo que me paso a mí fue porque ellos estaban aquí (en la casa) y si esos tipos no hubieran venido a nuestra casa a destruir todo, yo no hubiera sido abusada sexualmente por ellos, no hubiera tenido a este tipo abusando de mí”, condenó Yvon.

“Al final tomó los testimonios y a pesar de ser su esposa, le dijo a todos que no importaba lo que yo dijera, eso tampoco es justo porque soy la única persona que puede decir verdaderamente qué pasó ese día”, continuó.

Jaime Navarrete fue declarado culpable del delito de asesinato de un paramilitar. Aún no tiene lectura de sentencia. Aunque su esposa niega que él haya participado en alguna marcha, sí colaboró con los universitarios atrincherados en la Upoli.

¿Capturado por rencillas?

Yvon Navarrete cree que la detención de Jaime Navarrete es por problemas con los vecinos, puesto que Jaime denunció la venta de drogas que mantenían personas del barrio. “Hay algunas personas cerca de aquí a las que no les agrada Jaime porque él los metió en problemas. Fueron enviados a la cárcel por vender drogas en esta calle (cerca de su casa) y teníamos un puesto de comida y eso no ayudaba a nuestro negocio… creo que más bien alguien por aquí reportó que nosotros tenemos armas”, concluyó.