Amaya Coppens desde la cárcel: “No nos vendemos, ni rendimos”

La estudiante de medicina y presa política, Amaya Coppens, por medio de una nota dijo que su encierro es “insignificante” en comparación con el sufrimiento que han vivido las familias de los más de 500 nicaragüenses asesinados por el gobierno de Daniel Ortega.

“No me arrepiento y tengo la conciencia limpia, el precio que estoy pagando es insignificante comparado con el que tuvieron que pagar muchas familias nicaragüenses. Estoy encerrada, pero estoy bien, y más segura de mi lucha y decidida a seguir en resistencia”, escribió Coppens.

En la nota que fue escrita el pasado 10 de octubre, día en que la joven universitaria cumplió un mes de estar encerrada en el Sistema Penitenciario “La Esperanza” de Tipitapa, denunció que las autoridades del penitenciario la tienen “aislada de su familia, amigos, abogado” e incluso de las demás presas.

“Las privadas de libertad son amenazadas y no pueden acercarse a nuestras celdas nos tratan como enfermas muy contagiosas, pero tienen razón, porque cada persona que nos escucha se contagia de nuestra fiebre que no va a bajar hasta que el pueblo de Nicaragua consiga libertad”, indicó.

Coppens quien tiene doble nacionalidad, belga y nicaragüense, pide que sigan resistiendo en la lucha, porque “nos falta poco”, para ver un país libre.

“Seguimos en esta lucha. No nos vendemos, ni rendimos. Fuerza. ¡Que viva Nicaragua libre!”, finalizó.

Amaya Coppens fue detenida ilegalmente el pasado 10 de septiembre en León, por protestar en contra de Daniel Ortega, y está siendo acusada de terrorismo, entorpecimiento de servicios públicos, secuestro simple, tenencia ilegal de armas y robo agravado.

Este miércoles se conoció que Coppens fue enviada a juicio para el próximo 10 de diciembre a las 8:00 de la mañana.

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUI