Viajan desde Sébaco para exigir la liberación de once presos políticos

Los familiares de once presos políticos del municipio de Sébaco, que están siendo acusados de varios delitos, se apostaron en las afueras del Complejo Judicial de Managua para pedir su liberación, este jueves cuando se realiza la audiencia inicial. 

El Ministerio Público los acusa de Crimen organizado, terrorismo, entorpecimiento de servicios públicos, portación ilegal de armas, fabricación, artefactos explosivos, en perjuicio de los habitantes de Sébaco, en Matagalpa. 

Los procesados corresponden a los nombres de: Erling Santiago Trujillo, de 18 años; Misael de Jesús Escorcia Rugama, de 18 años; A.M.V.M., 17 años; Mauricio Eliézer Castillo Cabrera, de 28 años; Guillermo José Rodríguez Tinoco, de 29 años; Julio César Alvarado Rizo, de 22 años; Modesto José Machado Urrutia, de 18 años; Freddy José Vega Arancibia, de 26 años; Michael Alexander Valle Hernández, de 23 años; Erick Antonio Robleto Rivera, de 29 años y Óscar Danilo Mendoza Lanzas, de 31 años. 

Los familiares de los acusados quienes salieron de madrugada de Sébaco con la esperanza de estar presente en la audiencia, denunciaron que muchos de los presos políticos están enfermos. "A él (Mauricio Eliezer Castillo Cabrera) lo tengo bien enfermo, desde que me lo agarraron me le fregaron el pie y no ha recibido atención médica”, dijo la mamá del preso político, Mauricio Castillo Cabrera. 

En cambio, la señora Nidia Tinoco, madre de Guillermo José Rodríguez Tinoco, quien es señalado por la Fiscalía sandinista como cabecilla del grupo y supuestamente autor del homicidio de Luis Alberto Espinoza Ruiz, aseveró que su hijo es inocente de los delitos que se le imputan. 

"Para mí es muy difícil, soy una persona hipertensa, soy diabética pero así me ha tocado luchar estos largos cuatro meses. Él (Guillermo Rodríguez) es un chavalo que lo están acusando de tantas cosas falsas, él se dedicaba a administraba una finca”, dijo Nidia Tinoco, quien además agregó que su hijo, se contagió de hongos en los pies y "permaneció encadenado de pie y mano como castigo y colocado en la celda el infiernillo".

Los procesados fueron capturados el pasado 28 de julio, cuando pretendían restablecer un tranque en el puente de Sébaco, sobre la carretera Panamericana. 

El plantón que realizaron los familiares de los presos políticos fue hostigado por al menos siete patrullas policiales.