Ayuntamiento de Granada aprueba moción de respaldo al pueblo de Nicaragua

Ayuntamiento de Granada, España

El pleno del Ayuntamiento de Granada aprobó ayer una moción de respaldo al pueblo de Nicaragua en favor de las protestas de la sociedad civil contra el gobierno de Daniel Ortega.

La moción fue firmada por los partidos PSOE, PP, Ciudadanos, Vamos Granada y No Adscrita, “ante la grave crisis de violación de los derechos humanos”, asimismo hicieron un llamado a Ortega a restablecer “el Diálogo Nacional que lleve a la restitución de la democracia” en Nicaragua.

“La situación que está viviendo el pueblo de Nicaragua es de extrema gravedad al denunciar que las protestas masivas son brutalmente atacadas por el gobierno de este país”, reza el documento.

Desde el pasado mes de abril han muerto 528 personas, han desaparecido 1.000, más de 2.000 han resultado heridas y otras 2.000 se han exiliado, estos fueron los datos de los que informaron los miembros de la Caravana de la Solidaridad Internacional con Nicaragua, que visitaron el Ayuntamiento y ofrecieron una conferencia en el Colegio Mayor de San Bartolomé y Santiago.

Jessica, Yarling y Jimmy. / Foto: ANTONIO CASAS

Yerling Aguilera, socióloga y exprofesora de la Universidad Centroamericana y de la UPOLI; Jimmy Gómez, antropólogo; y Jessica Cisneros, diseñadora gráfica, forman este grupo de portavoces que ha pasado ya por Madrid, Zaragoza y Córdoba, entre otras ciudades, para dar a conocer la situación de Nicaragua y también para que se presenten mociones en los consistorios locales.

En cuanto a ellos, no saben cuándo podrán regresar a Nicaragua. Sus compañeros, allí y aquí, les han advertido del peligro que supondría hacerlo. “Nos exponemos a secuestros, cárcel o torturas, como ha ocurrido con otros”, comentan. Tampoco quieren hablar de sus familias, de las que sólo indican que eran conscientes del riesgo al que se exponían al ser partícipes de esta lucha.

El escenario deseable para ellos “se viene exigiendo en las calles y es la salida inmediata del régimen de Ortega; no sólo de él, también de toda su familia, porque sus hijos, por ejemplo, han ejercido cargos de ministro”, asegura Jessica. Buscan “empezar un proceso de transformación democrática de todo el aparato estatal, la separación de los poderes del Estado, iniciar nuevas estructuras, reelecciones de magistrados; empezar una ruta crítica de democratización que permita transparencia y justicia para las víctimas de toda esta masacre”.

Tras acabar su estancia en Granada irán al País Vasco y a Extremadura. Luego volverán a Madrid.