Llevan ofrenda floral a la tumba del monaguillo asesinado en León

La señora Ivania del Socorro Dolmus, de 40 años, fue testigo del asesinato de su hijo, y mientras enfloraba la tumba de su hijo en el cementerio de Guadalupe, en León, se unía al clamor de otras madres: Justicia para sus familiares.

Sandor Manuel Pineda Dolmus, el monaguillo de 15 años de la Catedral de León, asesinado por los ataques de paramilitares a esa ciudad; Dolmus sería el cuarto muerto a manos de paramilitares ese trágico día.

El joven monaguillo recibió un disparo en el pecho el pasado 14 de junio, día del primer Paro Nacional, a pocos metros de su casa ubicada en el barrio San Juan. “Es cosa dura venir al cementerio, pido justicia por la muerte de mi hijo”, dijo Dolmus.

Con información de Eddy lópez Hernández