Unidad Nacional reporta 552 "presos políticos" por protestar contra Ortega

Oscar Navarrete/La Prensa

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco informó ayer que 552 personas permanecen detenidas en las cárceles de Nicaragua por protestar contra el Gobierno de Daniel Ortega, dentro de la crisis sociopolítica que atraviesa el país y que ha dejado cientos de muertos desde abril.

"En la actualidad se registran 552 presas y presos políticos de los cuales, 46 son mujeres", señaló en una nota.

"Todas estas personas están sometidas a condiciones arbitrarias e inhumanas de detención, a tratos crueles y degradantes, a violaciones sexuales como método de tortura y, en el caso de las mujeres, a la violencia machista de sus carceleros", denunció.

Esa coalición sostuvo que el pasado 26 de octubre, por la noche, alrededor de 25 guardias del Sistema Penitenciario de Mujeres "La Esperanza" entraron en las celdas para golpear a las "presas políticas".

"Las lesionadas presentaban escoriaciones e inflamaciones en sus rostros, manos y brazos, e incluso Brenda Muñoz Martínez, que sufre de una enfermedad grave, se desmayó en la celda ante tanta golpiza", afirmó la fuente.

La Unidad exigió a las autoridades respetar los derechos e integridad de mujeres y hombres que hoy están privados de libertad "injustamente" y solicitaron a los organismos internacionales de derechos humanos que mantengan su "apoyo en la demanda del cese a la represión y la salida urgente a la crisis".

Nicaragua vive una crisis sociopolítica desde abril pasado que ha dejado, en el marco de protestas antigubernamentales, entre 325 y 528 muertos, según organismos humanitarios locales e internacionales, mientras el Gobierno reconoce 199 víctimas.

Las organizaciones afirman que en Nicaragua existen entre 552 y 558 "presos políticos", mientras el Gobierno indica que son más de 200, a los que define como "terroristas" y "golpistas", se dice víctima de un intento de golpe de Estado, y niega las denuncias de abusos contra los manifestantes.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos. EFE