“No nos van a doblegar”, dice Cenidh ante represión policial

Antimotines de la Policía sandinista asediaron el plantón que realizaban miembros del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, en las afueras del Complejo Judicial de Managua por el Juicio en contra de los líderes campesinos, Medardo Mairena y Pedro Mena, que a último momento fue reprogramado.

Unas 10 camionetas repletas de policías antidisturbios se apostaron en los Juzgados de Managua como si en el lugar se encontraban “delincuentes de alta peligrosidad”. Los antimotines bajaron de las patrullas y se colocaron a pocos metros de donde se encontraban los defensores de derechos humanos, para luego “encerrarlos” en un cordón policial.

“Yo veía en ellos la decisión de apresarnos, porque uno de ellos le dio instrucción al otro y empezaron a contarnos. Con este tipo de acciones no nos van a doblegar, nuestro compromiso con la defensa de los derechos humanos es inclaudicable”, expresó Vilma Núñez, presidenta del Cenidh.

Asimismo, comunicaron que no dejaran solas a las familias de los 552 presos políticos del gobierno sandinista de Daniel Ortega.

“En esa lucha impulsada por los diferentes sectores del pueblo libre y valiente de Nicaragua es que nosotros todos los del Cenidh, estaremos acompañándoles en esa lucha y no vamos a retroceder”, enfatizó Núñez.

Los antimotines les arrebataron con violencia a los promotores del Cenidh una manta que plasmaba la liberación de los presos políticos.

“Nos pueden destruir las mantas, nos podrán destruir cualquier cosa, pero jamás van a matar en nosotros nuestro compromiso de años, de vida, nuestra opción de vida de defender los derechos humanos de los nicaragüenses, con nosotros se estrellaron (Policías) porque no nos van a doblegar”, resaltó Núñez.

Los defensores de derechos humanos se retiraron del lugar cuando terminaron con su agenda de dos horas de protesta. “Ellos no pudieron llevarnos a como era su intención. Con la firmeza con que enfrentamos esa represión, con esa firmeza nos encontraran hasta el final, aquí nadie se rinde”, dijo Núñez.