Ortega busca amnistía e impunidad con “Ley de Reconciliación”

Daniel Ortega / Reuters

Daniel Ortega enviará en las próximas semanas a la Asamblea Nacional un proyecto de ley llamado “Ley de Reconciliación Nacional”, que según Rosario Murillo forma parte de una política para una cultura de paz en Nicaragua; pero que para los nicaragüenses representa que el gobierno busca amnistía e impunidad por los crímenes que ha cometido.

“Estamos por concluir esta semana (la pasada) una de las fases de consulta de la política de reconciliación para una cultura de paz en nuestro país… Esa gran consulta que estamos realizando para luego someterla a la consideración de la Asamblea Nacional, y se convierta, Dios mediante, en ley de la república”, dijo Murillo el jueves pasado.

Al respecto, Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), advirtió que Ortega va tras la amnistía de sus crímenes de lesa humanidad que nunca prescriben.

“Sabe Daniel Ortega que él es el principal responsable de los crímenes de lesa humanidad que aquí se han cometido, pero que también ha arrastrado a otra serie de personas a la omisión de este tipo de delitos (…) Ya tenemos experiencia en lo que significan las amnistías… Las amnistías no pueden favorecer a personas que han cometido crímenes de lesa humanidad porque son imprescriptibles. No hay que tropezar con la misma piedra, todos los crímenes que aquí se han cometido no pueden quedar en la impunidad”, dijo Núñez.

Para Ernesto Medina, rector de la universidad UAM, la “reconciliación” no se logra con decretos y leyes.

“Es parte del surrealismo que rodea a los gobernantes de este país. La reconciliación no se logra por decreto, si así fuera ya hubiésemos resuelto todos los problemas de Nicaragua, simplemente decretando leyes. La reconciliación es un problema de actitud, del corazón”, opinó Medina.

María Teresa Blandón, socióloga miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), el gobierno busca impunidad y tiempo ante comunidad internacional con “Ley de reconciliación”.

“Forma parte de una estrategia para quedar impunes, para ganar tiempo, y para intentar convencer sobre todo a la comunidad internacional de que no son un peligro para los derechos humanos”, aseguró Blandón.

Por otro lado, la opositora de Ciudadanos por la Libertad, Kitty Monterrey, señaló que no hay reconciliación sin democracia a través de elecciones.

“Creo que la única manera que se reconcilie la familia nicaragüense es a través de un proceso electoral… Aquí no va haber justicia hasta que tengamos democracia, y la democracia va a llegar cuando tengamos un nuevo gobierno”, expresó Monterrey.