Ovidio Reyes del BCN se mostró indolente ante la masacre de abril, según testimonio de Ligia Gómez

Foto cortesía

Además de tener desatendido el Banco Central de Nicaragua (BCN), y prácticamente prestarse al maquillaje de cifras de medición de la pobreza, lo que sorprendió más de la revelación de Ligia Gómez, fue la indolencia del presidente de esta institución, Ovidio Reyes, con las víctimas de la masacre. Gómez relató ante el comité de derechos humanos del congreso, que en una de las reuniones de gerentes que todavía asistió, Ovidio ya expresaba su apoyo a la represión, diciendo cosas como “que cada quien agarre a sus muertos y se continúa adelante viviendo normalmente, todos los gobiernos hacen lo mismo, pero solo este país es criticado".

Ligia Gómez, quien ejercía en cargo de Gerente de Dirección de Investigaciones Económicas del Banco Central, a través de un testimonio dejó claro que en Nicaragua se estaba trabajando las estadísticas desactualizadas, con “una institución, desarticulada, descabezada, medio atendida, con un censo demasiado viejo, fuera de lo que podrá ser un marco muestral confiable”.

Los economistas aseguran que las declaraciones de Gómez sobre medición de pobreza son acertadas, ya que trabajan con censo desfasados del 2005 y eso es secreto a voces en organismos internacionales.

Para el experto Roger Murillo, el problema está en la base de medición, ya que en el país no se realizan censos y para establecer alguna afirmación de pobreza son requeridos; al no tener esa base se recurre a las muestras que son relativamente manipulables.

“En el caso de Nicaragua el problema no está en la metodología, que utilizan todos los organismos internacionales, el problema está en la base de medición y una base de medición para los niveles de pobreza es un censo; el último censo que se hizo e Nicaragua fue en el año 2005 y debió haberse actualizado en el año 2015, porque se hace cada 10 años”, explicó Roger.

A su vez el economista Luis Murillo, dice que históricamente los países en subdesarrollo como Nicaragua maquillan las cifras para poder vender a nivel internacional una buena imagen de desarrollo, indicando que se está saliendo de la pobreza.

“Históricamente los países los países en subdesarrollo, los países pobres como los nuestros maquillan las cifras para poder decir “tenemos una cobertura de educación mayor, tenemos una cantidad de población mayor, entonces tenemos mayor urbanidad en vez de ruralidad, tenemos más estudiantes en secundaria, tenemos más estudiantes universitarios”, aseguró Luis.

Puedes leer el testimonio que Ligia presentó ante el Congreso de Estados Unidos AQUÍ