Jaime Arellano se despide temporalmente de su programa por problemas de salud

El comentarista político, Jaime Arellano, estará fuera de Nicaragua para chequearse su salud.

Este 26 de noviembre, el comentarista político, Jaime Arellano se despidió temporalmente de su programa “Jaime Arellano en la Nación”, ya que está presentando problemas de salud como consecuencia de una crisis nerviosa provocada por la persecución del gobierno de Daniel Ortega en su contra.

Arellano quien es crítico de la dictadura de Ortega, informó que estará fuera del país durante 10 días para chequearse su salud. “Lamentablemente la situación del país y mi obesidad está librando una batalla que debo ganar. Tengo la presión fuera de control y me están exigiendo no enchicharme (enojarse). Vine a chequearme, porque necesito controlar mi presión arterial. Es muy difícil controlar mi enchichamiento, sé que todos han pedido por mi salud y se los agradezco mucho, sé también que algunos quisieran verme muerto, pero no le daré el gusto”, dijo Arellano con lágrimas en sus ojos.

El pasado 23 de noviembre, el comentarista político, fue hostigado por varios antimotines quienes se plantaron en frente de las instalaciones del Canal 100% Noticias, medio de comunicación en donde se transmite su programa, con la intención de detenerlo. Ese mismo día, pero en horas de la tarde, Arellano fue retenido por la Policía de Tránsito en los semáforos del Hospital Militar. Minutos después fue liberado. 

“Sigo creyendo que todo esto son acciones desesperadas, (del gobierno) porque los tenemos locos, porque le vamos ganando, porque saben que con nuestros argumentos la fuerza puede mandar, y no pueden gobernar (…) porque así no se puede sacar un país adelante”, expresó Arellano. 

Además, agregó que, aunque no se encuentre en Nicaragua su corazón y espíritu estará con todos los nicaragüenses las 24 horas del día. “Volveré de eso téngalo por seguro, una vez que controle mi enfermedad, volveré a sumarme a ustedes en esta lucha, mantengámonos firmes, con nuestro espíritu en alto, porque vale la pena luchar por Nicaragua”, manifestó Arellano.

Por otro lado, finalizó expresando su famosa frase “Vamos ganando, porque los tenemos locos” y recomendó no caer en la “tentación” ante las provocaciones del gobierno de Daniel Ortega, porque “nuestra revolución es cívica y pacífica”. 

“El espíritu del nicaragüense no lo pueden callar, ninguna fuerza armada, ellos tendrán fuerza armada, pero así no se puede gobernar, porque así no se puede sacar un país adelante. No caigamos en la tentación esta es una revolución cívica y pacífica. Nos vemos pronto, si así Dios lo permite”.