Ortega: Su Talón de Aquiles

Daniel Ortega / EFE

1.      Hay que tener en cuenta que Ortega sabe que su Talón de Aquiles es la acelerada degradación económica. También sabe que las posibles sanciones establecidas por EEUU van agudizar más la situación económica. Por lo tanto, la tendencia es que su gobierno será más débil, ya que ni Cuba ni Venezuela ni Rusia tienen la capacidad de contrarrestar el rápido deterioro económico.

2.    Conociendo su Talón de Aquiles y sabiendo que el deterioro económico va alimentar la posible segunda ola de protestas sociales; Ortega decidió la estrategia de “estado policíaco”, que implica desplegar a los policías y paramilitares, vestidos de policías, en todo el territorio que ellos detectan posibles brotes de protestas sociales. Es por eso que conocemos el despliegue parapolicial en el país.

3.      Al mismo tiempo, la estrategia del “estado policial” implica la represión selectiva de los líderes locales, los creadores de opinión, los periodistas, las mujeres, etcétera; que se ha destacado en los últimos meses como líderes ante la opinión pública.

4.      El objetivo de su estrategia someter a la población al silencio, a la inmovilidad social; crear miedo, terror, paralización social. Sabiendo que no tiene mucho tiempo para desarmar al movimiento social, por eso la agresividad de la represión.

5.      Todo lo anterior tiene un fin principal. Ortega sabe que tiene que negociar una salida a la crisis, pero quiere negociar en posición de fuerza; es decir, sin movimiento social beligerante. Ortega se prepara una negociación, preparándose como si fuera a la guerra.

6.      Hay que estar claro que el movimiento social se encuentra en una fase de reflujo, pero también esta consiente que el movimiento de los ciudadanos puede iniciar una segunda ola de ascenso social (lo cual quiere evitarlo por medio de la represión con su estrategia de “estado policial”.

7.      Hay que explicarles a las personas que la estrategia de Ortega implica debilidad y no fortaleza. Esto es importante para contrarrestar la estrategia de Ortega.

San José/Costa Rica, 26 de noviembre 2018