CIDH documenta persecución a defensoras de DD.HH. y periodistas independientes

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), documentó los testimonios y casos relacionados con agresión, asedio y detención de la policía sandinista contra periodistas y trabajadores de la prensa independiente de Nicaragua.

La comisión emitió un nuevo comunicado condenando estos hechos y la expulsión arbitraria de la defensora de derechos humanos de Nicaragua, Ana Quiros. “La CIDH condena la detención y expulsión arbitraria de Ana Quirós y las acciones de intimidación y hostigamiento en contra de personas manifestantes, periodistas y trabajadoras de medios en Nicaragua”, cita la misiva.

En el comunicado, la CIDH expone todo el proceso de la expulsión de Quiros, que también menciona la citatoria de Migración con las defensoras Ana María Ara Sorribas y María Jesús Ara Sorribas, de nacionalidad española, y Bea Huber, de nacionalidad suiza.

“La expulsión de Ana Quirós es altamente preocupante por tratarse de represalia a su trabajo como defensora de derechos humanos. Adicionalmente, es contraria a estándares interamericanos e internacionales puesto que los Estados no pueden deportar a sus nacionales, independientemente de la forma en que hayan adquirido dicha nacionalidad” dijo Luis Ernesto Vargas Silva, Relator sobre los Derechos de los Migrantes de la CIDH.

La CIDH además condenó el incremento de la presencia policial en Managua, así como las agresiones sufridas por los mismos agentes contra trabajadores de Radio Darío, Miguel Mora y Verónica Chávez de 100% Noticias, el periodista de Radio Corporación y Carlos Salinas, de Confidencial y el programa Esta Noche, así como la detención injustificable del editorialista del a Prensa, Luis Sánchez Sancho.

“La incesante criminalización de defensores y defensoras, periodistas y manifestantes, el uso excesivo de la fuerza, las detenciones arbitrarias y otras respuestas contrarias al derecho internacional empleadas en Nicaragua para inhibir a la población de manifestar sus reclamos sociales son el reflejo de la situación de excepción que se vive en el país”, dijo Antonia Urrejola, Relatora para Nicaragua.

Y agregó: “Es imperante que el Estado cumpla con sus obligaciones en materia de derechos humanos a fin de promover un entorno propicio para la realización del propio Estado de Derecho y la Democracia”.

Por su parte, el Relator Especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, señaló que “el Estado de Nicaragua tiene la obligación de garantizar la labor de los y las periodistas que se encuentran cubriendo los actos de protesta”. “Esto implica que los elementos policiales no agredan ni detengan a los y las periodistas con base en una supuesta participación ilegal de las protestas, pues dichas medidas vulneran gravemente el derecho de la sociedad a recibir noticias de interés público”, añadió.