IEEPP: Ninguna organización estudiantil, civil o pública tiene mérito a solicitar quitar el 6%

Alex Bonilla, especialista en educación del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), espera que la petición que realizó la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) -de quitarle el 6% a la Universidad Centroamericana (UCA)- al dictador Daniel Ortega “no trascienda y solo quede en solicitud”.

Bonilla recordó que el 6% a las universidades está vinculado a los preceptos constitucionales del país, y por ende,  “es una obligación del Estado”. “Cualquier organización, en este caso UNEN, vinculada al gobierno puede presentar una propuesta en los espacios que considere necesario pero la suspensión de la UCA es un asunto nacional”, y no solamente política, expresó Bonilla.

 “Nos hemos comprometido a impulsar ante la Asamblea Nacional una reforma y modificación de la Ley 89 (Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior) para que se incluya como universidades públicas y autónomas a la BICU (Bluefields Indian and Caribbean University) y la Uraccan (Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense), así como solicitar eliminar de la asignación presupuestaria a la Universidad Centroamericana (UCA)”, dijo Luis Andino, presidente de la UNEN, el pasado lunes durante un evento oficialista.

Bonilla refutó esta posición y subrayó que no hay motivo para querer quitarle el 6% a la UCA solo porque sus estudiantes piensen diferente al régimen: “El hecho de que ellos (universitarios) se manifiesten en una u otra postura que sea adversa o a favor del gobierno, eso no da mérito a ningún organización estudiantil, a ningún partido político, ninguna organización social e institución pública a solicitar quitar el 6 que le corresponde a la UCA”, sentenció Bonilla.

Sobre la petición de la UNEN, Ortega expresó que la revisarían, mientras que el diputado sandinistas Edwin Castro, dijo que “si se ha declarado una universidad privada, hay que revisarle entonces” la asignación del 6%.

La mayor parte del porcentaje que recibe la UCA la invierte en becas, puesto que a esta alma máter asisten estudiantes de distinto extracto sociales. “La UCA no es una universidad de rico sino de gente que quiere ser profesional para aportar a la construcción de una nación con un mejor desarrollo político, social y  el cultural”, dijo Bonilla.

En agosto, el IEEPP compartió cómo se dividía el 6% estatal a las universidades, del cual solo el 5% se le entrega a la UCA. La UNAN-Managua es la que más se le asigna: el 33%.

En julio pasado, la UCA anunció que el Consejo Nacional de Universidades (CNU) le había retrasado el traspaso del fondo estatal, que llevó a las autoridades a tomar medidas adicionales de austeridad. La UCA, de formación jesuita, fue un emblema de las protestas sociales que protagonizaron los universitarios.