Ortega-Murillo: ¿contra las cuerdas?

Rosario Murillo y Daniel Ortega / Cortesía

1. El movimiento social se encuentra en una fase reflujo (estancamiento) producto de la brutal represión y la falta de una conducción política adecuada. La represión de los paramilitares en las calles, barrios, carreteras y zonas rurales y violación de los Derechos Humanos se ha incrementado.

2. Debido al reflujo del movimiento social, el tiempo político favorece a Ortega-Murillo en su objetivo de seguir en el poder hasta el 2021.

3. El 14 de noviembre llega a Nicaragua y presenta sus cartas credenciales el embajador Kevin Sullivan y comienzan a moverse muchas fichas del ajedrez político del país.

4. Las sanciones de los EEUU al gobierno Ortega-Murillo ha creado, en la población, la esperanza de una pronta salida del régimen y mucho nerviosismo en los poderes fácticos.

5. Con el Decreto Ejecutivo de Trump, la gran mayoría de los miembros del gran capital, débiles y dependiente, han quedado muy asustados y dispuestos a hacer literalmente lo que plazca a los EEUU. La interrogante es saber cuál es el próximo paso táctico en su estrategia contra el régimen Ortega-Murillo.

6. La reacción de Daniel Ortega (DOS) contra la Iglesia Católica y Humberto Ortega (HOS), me indica que DOS teme que en las conversaciones del embajador Sullivan con los diferentes sectores (Ejército, Iglesia, Medios de Comunicación, ONG, jóvenes, AMCHAM, etcétera) se haya contemplado una solución a la crisis no favorable a Ortega-Murillo.

7. ¿El ataque de Daniel Ortega contra su hermano es producto de que HOS haya hecho trabajo al interior del Ejército para impulsar una acción beligerante e independiente al régimen Ortega-Murillo?

8. ¿Tendrá alguna relación el paso a retiro de los cuatro coroneles, los 26 tenientes coroneles y los cinco mayores con el trabajo político que realiza HOS en las filas del Ejército? Esa cantidad de militares retirados no es normal, es limpieza de los “purificación”.

9. Existe la hipótesis de la renuncia de Ortega-Murillo y que asumiría la presidencia interina, Omar Halleslevens, con el apoyo del Ejército, HOS, el gran capital y los norteamericanos. Lo cual explicaría la reacción de Daniel Ortega el 3 de diciembre. Es claro esta sería la solución perfecta para los poderes facticos internos y externos, dejando de lado a los autoconvocados.

10. A mi criterio, que Ortega-Murillo renuncien es poco probable. Todo su accionar indica de querer mantenerse en el poder a toda costa hasta el 2021. No hay que olvidar que el 17 de noviembre pasado pasaron a retiro a los coroneles, tenientes coroneles y mayores que tenían mando de tropa y que tenían vínculos históricos con Halleslevens o que habían manifestado cierto desacuerdo por la actitud del Ejercito durante el clímax de la crisis sociopolítica.

11. El 17 de noviembre se produjo una purificación en la institución castrense en toda regla; sin embargo, no podemos totalmente la hipótesis del arreglo de la sucesión de Ortega-Murillo, sobre todo por la voluntad de los EEUU de querer separarlos del poder.

12. También, hay que tener claro el Ejército no puede resistir un mayor deterioro económico del país, tampoco puede exponerse a ser afectado en sus inversiones en los EEUU. El gobierno Ortega-Murillo no tiene la capacidad de mantener al Ejército como Maduro en Venezuela.

13. El ataque de Ortega a la Conferencia Episcopal tiene el objetivo de eliminar su participación de cualquier negociación futura. El objetivo de Ortega es que en una nueva negociación en donde sólo participen personas que estén de acuerdo en que Ortega-Murillo se mantengan en el gobierno hasta el 2021 o fecha cercana.

14. El martes 04 de diciembre, en una conferencia organizada por el diario financiero “Wall Street Journal”, John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, apuntó: “Tenemos que enfrentarnos a esos regímenes (Nicaragua, Venezuela y Cuba) y liberar a su gente. Creo que en todo el continente no es solo un proyecto de EEUU, cada vez más es un proyecto de todos los países democráticos de la región”.

15. Los diferentes movimientos de los autoconvocados han demandado a los empresarios más beligerancia con el régimen Ortega-Murillo. Muchos exigen un paro nacional, otros un paro de tres días. En la conciencia colectiva está presente el paro que diezmó a Somoza y precipitó su caída en 1979.

16. Sin embargo, algunos sectores del gran capital piensan en una salida negociada, al frío, con el gobierno Ortega-Murillo, ya que temen una radicalización del movimiento popular.

17. Estos sectores del gran capital y sus aliados piensan que con algunas reformas y amnistía pueden reconstruir el pacto de gobernabilidad con el gobierno con algunas variantes.

18. En esa salida negociada quieren incorporar a los partidos zancudos aliados y/o subordinados al régimen Ortega-Murillo. Piensan que, con el transcurrir del tiempo, los sectores “radicales” perderán peso político en la actual crisis, permitiendo una salida negociada.

19. En la entrevista con C.F. Chamorro, el enviado oficioso de los sectores del establishment norteamericano, Richard Feinberg, abogo por una salida similar a la que andan promoviendo algunos miembros del gran capital y sus aliados.

20. El rechazo mayoritario de la población al gobierno Ortega-Murillo se mantiene. Sin embargo, la falta de una dirección política unificada no permite aprovechar las debilidades del gobierno ni presentar una alternativa de gobierno.

21. Los asesinatos, la cantidad de presos, desaparecidos y exiliados hacen que el rechazo de la población se mantenga y dificultan una salida a la que aspiran algunos miembros del gran capital y de políticos tradicionales.

22. En las últimas semanas la represión se ha centrado en los medios de comunicación independientes (100% Noticias, Radio Darío, etcétera), con el objetivo de eliminar las posibilidades que la población sea informada de los acontecimientos de manera objetiva en tiempo real.

23. Todo lo anterior nos indica que la crisis sociopolítica sigue sin resolverse, que la recesión económica se profundiza, que los poderes fácticos quieren una salida al suave y los autoconvocados siguen demandando justicia y democracia.

San José/Costa Rica, 05 de diciembre 2018.