CIDH reitera su petición de reunirse con el gobierno sandinista

El régimen sandinista nuevamente se ausenta en la audiencia, lo que fue calificado como "falta de voluntad para rendir cuentas ante instancias internacionales", dijo el Cejil

Organizaciones nicaragüenses denunciaron la crisis de Nicaragua, causada por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, ante el 170 Periodo de Sesiones de la Comisión Interamericano de Derechos Humanos (CIDH), en Washington.

El objetivo de la audiencia fue para “ proporcionar información actualizada sobre la evolución de la crisis de derechos humanos en Nicaragua y las graves consecuencias para las personas en este país. Se profundizará acerca de las múltiples prácticas violatorias de derechos humanos que continúa implementando en Estado de Nicaragua para desincentivar y castigar la protesta social, así como el disenso político manifestado por la población”, detalló el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).

Marlene Alejo, representante regional para las Américas de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, reafirmó su compromiso con Nicaragua. Alejo explicó que la misión está en constante monitoreo, desde Panamá, con la situación del país.

La ONU pidió al régimen sostener reuniones con las distintas organizaciones. Para ello, Alejo dijo que se presentará dos oportunidades en el 2019 para que se “pueda dialogar con el gobierno de Nicaragua sobre derechos humanos”: en marzo, en sesión ordinaria del Consejo de la CIDH, y en mayo.

"Quiero hacerle un llamado al gobierno de Nicaragua, ya que el Meseni está monitoreando, a la importancia que el Estado corresponda a la solitud, permita al Meseni visitar las cárceles y estar presente en los juicios", clamó Urrejola.

"Si el Estado siente que nosotros no estamos siendo justos con respecto a la situación que está ocurriendo en Nicaragua, la única manera (de saber) es poder escucharlos y obtener información".

Urrejola, relatora de la CIDH para Nicaragua, agradeció a las organizaciones civiles "por su trabajo arduo e incansable". "Tengan la certeza de que sabemos lo que está pasando (en Nicaragua)", detalló.

Paulo Abrao, secretario de la CIDH, reconoció el creciente deterioro de la situación de derechos humanos en Nicaragua. "Cada día que pasa la situación se deteriora en Nicaragua. No hay día que en la CIDH no recibamos denuncias de lo que está pasando. Nicaragüenses están viviendo una situación de un efectivo estado policial en el país".

Roberto Solórzano, en representación de la ANPDH, señaló que hay una "violación desmedida". Reiteró la falta de voluntad del régimen para encontrar una salida a la crisis.

Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), destacó que lo más grave en este momento en Nicaragua es el atropello a la libertad de expresión. Mencionó los casos de persecución contra los periodistas independientes, como  a 100 % Noticias, la detención arbitraria a editorialista de La Prensa, Luis Sánchez entre otros. Así como persecución a la iglesia católica.

Marcos Carmona, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), subrayó que la organización lleva 72 procesos, 178 personas, de las cuales 35 han sido condenados por terrorismo.

La líder Madelaine Caracas, expuso el inicio de las protestas (18 de abril) y cómo ha venido reprimiendo el régimen sandinista durante estos meses.

El primer en tomar la palabra fue José Ignacio Gómez del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), quien lamentó la ausencia de comparecencia del gobierno sandinista, la cual calificó como "falta de voluntad para rendir cuentas ante instancias internacionales".

El Cejil espera que la CIDH pueda seguir apoyando al pueblo nicaragüense.

Organismos piden a CIDH que endurezca sanciones contra el régimen

Las organizaciones civiles hicieron una "enérgica" denuncia ante CIDH, pidiéndole que incluya en el Capítulo VI de su informe anual la grave situación de derechos humanos en Nicaragua. "Consideramos que al quiebre al Estado de derecho que atraviesa el país amerita una respuesta diferenciada y un seguimiento minucioso", dicta el comunicado.

"En este sentido, demandamos también que la CIDH, a través de sus comisionados/as y del relator especial de Libertad de Expresión, exijan el cese inmediato a la represión; documenten la crisis que atraviesa Nicaragua a partir de visitas in situ y demanden que los y las defensoras de derechos humanos podamos ejercer nuestro rol, libres de bloqueos y persecución".