“Te vamos a matar”: la brutal represión de Nicaragua contra la libertad de prensa

Periodistas han sido golpeados, arrestados y robados a raíz de la revuelta civil que paralizó el país a principios de año.
Foto Oswaldo Rivas/Reuters

El periodista nicaragüense de televisión Miguel Mora estaba conduciendo a su casa del trabajo cuando fue detenido por la policía armada.

"Me ordenaron que me quitara las gafas y me pusieron una capucha en la cabeza", dice Mora, quien dirige el canal de noticias 100% Noticias. "Luego me tomaron por el cuello y me obligaron a entrar a una camioneta, donde un oficial me dijo: 'Sos responsable de la muerte de los policías. Si sigues jodiendo, te vamos a matar a vos y a toda tu familia".

Fue la sexta vez que Mora fue detenido por la policía en el espacio de una semana. También enfrenta cargos penales por "incitar al odio", mientras que drones han filmado su casa y hombres armados en motocicletas rastrean sus movimientos.

Tal intimidación es parte de un creciente ataque a las libertades de la prensa en Nicaragua, desatado a raíz de la revuelta civil que paralizó el país a principios de año.

Los periodistas han sido golpeados, arrestados y robados; estaciones de radio allanadas por la policía. La semana pasada, tanto la ONU como la CIDH condenaron la intensificación del hostigamiento.

"Este gobierno prohibió la protesta, capturó a los líderes de la oposición, y ahora los únicos que impide una dictadura totalitaria son los medios independientes", dice Mora. "Esta es la etapa donde tratan de silenciarnos".

Las protestas antigubernamentales estallaron en abril, provocadas por la mala gestión de los incendios en una reserva protegida y alimentadas por reformas fiscales que redujeron la seguridad social. Se dispersaron después de que la policía utilizara municiones reales contra los manifestantes, matando a docenas.

A medida que la crisis empeoró, 100% Noticias transmitió violencia policial y paramilitar a hogares de todo el país. Los periódicos expusieron las tácticas letales del estado: una investigación se basó en pruebas radiográficas para demostrar que muchas de las muertes fueron el resultado de un solo disparo en la cabeza, el cuello o el pecho, una prueba de que las fuerzas estatales disparaban para matar.

Desde el inicio de los disturbios, el gobierno trató de controlar la cobertura, presionando a los jefes de los medios para que se autocensuraran. Inicialmente, los periodistas del Canal 10, propiedad del magnate mexicano Remigio Ángel González, no pudieron informar sobre las manifestaciones.

"Fue absurdo: los eventos históricos se estaban desarrollando y los estábamos ignorando", dice Mauricio Madrigal, el editor de noticias de la estación. Él y otros amenazaron con renunciar, y la prohibición fue eliminada.

Después de que el enfoque fracasara, los funcionarios recurrieron a tácticas más directas. Doce miembros del equipo de Madrigal han renunciado desde entonces, temiendo por la seguridad de su familia. Dos periodistas 100% Noticias han huido del país; el sábado, un camarógrafo fue capturado por hombres armados vestidos de civil cuando salía del canal y fue encarcelado.

"Cada periodista independiente ha recibido amenazas de muerte", dice Gerall Chávez, un reportero de VosTV, cuya casa fue objeto de vandalismo en agosto. Un periodista fue asesinado durante la violencia; en total, se han documentado más de 490 violaciones de la libertad de prensa en el curso de la crisis.

Ahora, después de haber recuperado el control de las calles, el gobierno está decidido a imponer el control sobre la narrativa. Al hacerlo, tiene como objetivo garantizar la impunidad de las fuerzas estatales que mataron a cientos de manifestantes.

"Es una estrategia orwelliana, para falsificar la realidad de la represión", dice Sofía Montenegro, periodista y ex guerrillera sandinista que luchó junto a Daniel Ortega en la década de 1970.

La versión oficial de los eventos se difunde a través de un imperio mediático construido por Rosario Murillo.

En 2007, poco después de que su esposo regresara al poder, Murillo publicó una ominosa estrategia de comunicación, describiendo los planes para evitar que los medios críticos “contaminen” la percepción pública de su administración.

A lo largo de la próxima década, Murillo gastó millones de dólares de los fondos de cooperación venezolanos, destinados aparentemente a la reducción de la pobreza, en la compra de los medios de comunicación de Nicaragua.

Los canales de televisión 4, 8, 9 y 13 ahora son propiedad de sus hijos; También están bajo el control de la familia: Radio Ya, Radio Nicaragua y Radio Sandino, la emisora estatal Canal 6 y el servicio de noticias en línea El 19 Digital.

Desde abril, este aparato mediático trabajó para blanquear la respuesta mortal del gobierno a las protestas.

"Presentamos una realidad alternativa, donde los manifestantes eran extremistas de derecha que mataban a los sandinistas", dice Carlos Mikel Espinoza, editor de El 19 Digital cuando estallaron las protestas. "Fue fascista, un intento de infundir odio entre los partidarios del gobierno y la policía". Espinoza renunció y huyó a Costa Rica en junio, luego de que la policía y los militantes quemaron a una familia de seis en su propia casa.

La estrategia de Murillo ha fracasado. Las encuestas muestran que solo uno de cada cinco nicaragüenses cree en la línea oficial de que "los que participaron en tranques y marchas son terroristas". Pero esto no ha detenido a los tribunales controlados por Ortega que procesan a los manifestantes como si fueran los reclamos de propaganda del gobierno por parte de extremistas violentos.

"Desafiamos esta realidad de fantasía todos los días", concluye Miguel Mora. 

*Tomado de The Guardian