Aplicación de Nica Act será devastador para el régimen de Ortega, aseguran expertos

Donald Trump / Cortesía

El Congreso de Estados Unidos aprobó la tarde de este martes el proyecto de ley Nica Act, y está a un paso para que el presidente Donald Trump la firme y se convierta en ley. Sin embargo, si Trump no firma en diez días, la ley entra en vigencia automáticamente.

El proyecto de ley busca condicionar la aprobación de los Estados Unidos para préstamos al régimen de Ortega por parte de instituciones financieras internacionales.

Al respecto, el ex canciller Norman Caldera, señaló que es un hecho que Trump va a firmar la ley, y el gobierno sandinista podría evitar que se aplique solo si reflexiona, pues estas sanciones no necesariamente son permanentes.

“Si la persona sancionada reacciona en beneficio de la democracia del país, si reacciona en la defensa de los derechos humanos esas sanciones son reflexibles… Se va a firmar, aquí no hay diálogo posible antes de la firma; el diálogo vendrá para evitar que se aplique”, aseguró.

Las consecuencias del Nica Act “son profundas, es una ley que va tras los cómplices, no solo contra los violadores de derechos humanos”, indicó Caldera señalando a las personas que se han prestado para dar falsos testimonios en los juzgados, en el caso de los presos políticos.

El Congreso estadounidense actuó con unanimidad, no lo hacía desde el caso de Bin Laden, recordó el ex diplomático, quien destacó que la imagen de Nicaragua sería golpeada. “Es terrible, es devastador, es un golpe a la imagen que difícilmente se puede subrayar”, además de ser algo negativo para la economía del país.

Por su parte, Violeta Granera, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco, comentó que “toda la actuación de los congresistas demuestra que están dispuestos a seguir presionando contra el gobierno de Ortega en la lucha contra la dictadura”.

El economista Néstor Avendaño, vaticinó que de aprobarse el Nica Act como ley, se vendría una “paralización casi total de la inversión pública”, que afectaría la construcción de caminos, carreteras, puentes, escuelas, centros de salud, hospitales, equipamiento a instituciones públicas, y una de las instituciones Estatales más afectadas sería el Ministerio de Hacienda.

Lo mismo, opinó Mario Arana, ex presidente del Banco Central de Nicaragua, quien dijo que desde el punto de vista de la imagen del país y el económico, tendrá un impacto que no es positivo, y que traería consecuencias en la inversión e infraestructura, “crea una sombra sobre las perspectivas económicas del país”, refirió.

“Esto está ocurriendo porque se considera que el país necesita moverse hacia la institucionalidad, a respetar los derechos humanos, establecer una democracia incluyente (…) Estamos en una crisis como resultado del manejo interno por parte del gobierno”, agregó.