Secretario de CIDH asegura que Nicaragua “se acelera” a la cuarta fase de represión

El Secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Paulo Abrao, informó que la represión en Nicaragua “se acelera a la cuarta fase”.

 “Se acelera la cuarta fase de la represión en #Nicaragua: la consolidación de un Estado de Excepción con decretos policiales o actos legislativos que intentan mantener ‘apariencia de legalidad’ para medidas que restringen y afectan los contenidos esenciales de los derechos humanos”, escribió Abrao.

Además, manifestó que “la reducción de los espacios de la sociedad civil en Nicaragua confirma que, tras reprimir las protestas con brutalidad, detener arbitrariamente e criminalizar los opositores, se intenta oprimir y exterminar todas las voces disidentes”.

Abrao indicó que los decretos que prohíben protestas, leyes que amenazan a los negocios privados, autorizaciones para allanamientos, actos legislativos que intentan cerrar ONGs, son las nuevas acciones que vienen a sumarse al proceso de persecución y criminalización de la oposición.

Meses atrás el secretario de la CIDH, explicó que la "primera fase", que duró hasta mediados de junio, hubo una "represión tradicional con el uso desmedido de la fuerza de la policía directamente contra los manifestantes".

En cambio la segunda fase, Abrao, englobó la llamada "Operación Limpieza", que puso en marcha el Gobierno de Daniel Ortega, con el objetivo de eliminar barricadas, pero que se convirtió en ataques de paramilitares y policías contra la población civil y la tercer fase consistió en la criminalización de los manifestantes.

El miembro de la CIDH y relator para personas privadas de la libertad, Joél Hernández, expresó en octubre pasado que  la cuarta etapa de la represión va dirigida a los comunicadores.