Argentina rompe relaciones diplomáticas con gobierno de Daniel Ortega

EFE

En medio de la denuncia de violación contra Juan Darthés y ante el incremento de hechos violentos con la ausencia total de las libertades democráticas en Nicaragua, los gobiernos de la Argentina y el nicaragüense elevaron el nivel de tensión al retirar a sus respectivos embajadores de las sedes diplomáticas. En la práctica esto constituye casi una ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Mediante el Decreto 1148/2018 publicado ayer en el Boletín Oficial, el presidente de Argentina., Mauricio Macri decidió el "traslado" del embajador en Nicaragua, Marcelo Felipe Valle Fonrouge, a Buenos Aires. Según confiaron a Infobae fuentes calificadas de la Cancillería, "se evalúa no reponer al diplomático por el momento y hasta tanto no se restablezca el orden democrático en Managua".

Como contrapartida, el gobierno de Daniel Ortega también optó por retirar el lunes pasado a su embajador en Buenos Aires, José Luis Villavicencio, quien ocupaba ese cargo desde el 1° de marzo de 2016.

La escalada del cortocircuito diplomático entre la Argentina y Nicaragua se da en un momento muy particular y permite muchas lecturas.

Por un lado, el diplomático argentino apostado en Managua había sido cuestionado por la abogada de la actriz Thelma Fardín por afirmar que la denuncia de violación contra Darthés debía tramitarse en la Argentina y no en Managua, donde sucedieron los hechos. Sabrina Cantabria, abogada de la actriz, replicó: "Me sorprendió que digan que la causa se va a tramitar en la Argentina, esa posibilidad no encaja en la denuncia de Thelma. Nos sorprendió la afirmación del embajador".

Marcelo Felipe Valle Fonrouge. Foto: Melvin Vargas/END.

Desde el Palacio San Martín desecharon la idea de que el retiro del embajador Fonrouge esté relacionado con el caso Darthés y dijeron que se trataba de una decisión que se tomó porque ya había pasado allí siete años. Sin embargo añadieron un dato llamativo: el Gobierno argentino evalúa no volver a reponer a un embajador en Nicaragua hasta tanto cese la situación de violencia y de falta de libertades por parte de la administración de Ortega.

De hecho, hace dos días la Argentina junto con Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, emitió un duro comunicado por la situación que se vive en Nicaragua. Allí se planteó la severa preocupación por "la violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales y su más firme condena a los graves y reiterados hechos de violencia que se vienen produciendo en Nicaragua y que han provocado hasta la fecha la lamentable pérdida de más de 300 vidas humanas y centenares de heridos".

También en ese mensaje que suscribió Macri se denunció una feroz represión y violencia contra estudiantes y miembros de la sociedad civil, así como la tardanza en brindar asistencia médica urgente a los heridos. Y se exigió "el cese inmediato a los actos de violencia, intimidación y amenazas dirigidas a la sociedad nicaragüense; y el desmantelamiento de los grupos paramilitares".

Mauricio Macri, presidente de Argentina.

Por otra parte, los países firmantes habían instado al gobierno de Ortega a "reactivar el diálogo nacional en Nicaragua, dentro de un clima de respeto a las libertades fundamentales, que involucre a todas las partes para generar soluciones pacíficas y sostenibles a la situación que se vive en Nicaragua y el fortalecimiento de la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho en ese país".

En otro párrafo del comunicado los países firmantes hicieron un "llamado al Gobierno de Nicaragua y otros actores sociales para que demuestren su compromiso y participen constructivamente en negociaciones pacíficas con resultados concretos que aborden los desafíos fundamentales del país, de forma pacífica, incluido el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la implementación de las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la OEA y la celebración de elecciones libres, justas y oportunas, en un ambiente libre de miedo, intimidación, amenazas o violencia".

Claramente, esta resolución no le cayó nada bien al gobierno de Ortega que el lunes decidió retirar a su embajador y no volverá a reponerlo por el momento, según consignaron fuentes diplomáticas. La Argentina respondió a esa actitud con el retiro de Fonrouge, que por ahora tampoco será repuesto.

Tomado de Infobae