Paramilitares asedian vivienda de Gustavo Lanzas en León

El ex preso político Gustavo Lanzas y su familia viven bajo el terror, debido al permanente asedio de elementos paramilitares en torno a su vivienda en el barrio Sutiaba, de León.
Persiste el asedio contra el joven Gustavo Lanzas.

Sobre la medianoche  de ayer lunes, unos 18 motorizados y dos hombres a bordo de una camioneta Mahindra color blanco llegaron a asediar la vivienda  del ciudadano excarcelado Gustavo Lanzas, ubicada en el barrio Sutiaba de la ciudad de León. 

 "Los sujetos iban con cascos, armados y con linternas. Se estacionaron enfrente de la casa. El que conducía la camioneta los dirigía y los demás se bajaron de los vehículos sin descubrir sus cabezas", denunció Lanzas.

"Se movían detrás del hombre y sacaron sus armas; uno de ellos alumbraba con su linterna hacia el portón de la vivienda y otro hacia la entrada principal. Luego, uno de ellos hizo una señal y se fueron del lugar", agregó. 

El asedio continuó durante las primeras horas de hoy martes, cuando la camioneta y los motorizados  seguían pasando frente a la vivienda de Lanzas.

Los estudiantes Gustavo Lanzas y Amaya Coppens

Los estudiantes Amaya Coppens y Gustavo Lanzas, en León (Foto: Gustavo Lanzas)

En la madrugada del domingo 4 de agosto, Gustavo Lanzas denunció a través de su cuenta de Facebook que las turbas sandinistas habían regresado para asediar su casa en el barrio Sutiaba.

"En estos momentos, en las afuera de mi casa el asedio continúa de parte de nuestro comandante por parte de estos delincuentes asesinos; un día de les va a llegar el día y todo este mal les será revertido a estos sapos arrastrados, miserables y cobardes" escribió Lanzas.

El 2 de agosto, el ex estudiante de medicina de 26 años  de edad había denunciado que estaba siendo objeto de asedio y agresiones constantes por parte de turbas sandinistas de la ciudad de León. Al amanecer, encontró en su vivienda un volante con la imagen de un animal híbrido con expresión de furia y men. Este impreso mensajes intimidatorios como “EL CADEJO ANDA SUELTO”, “TE ESTAMOS VIGILANDO” , “PRIMER AVISO” y en la parte inferior izquierda la marca “40/19” , etiqueta utilizada por el régimen que evoca los 40 años del 19 de julio, fecha en la que el gobierno sandinista tomó el poder Nicaragua.

Volante intimidatorio que los paramilitares dejaron en la casa del joven excarcelado. (Foto: Gustavo Lanzas)

“Dañaron varias partes de la casa.  Agarraron a pedradas la casa, quebraron unos árboles, destruyeron parte de la acera. Eso fue viernes. El domingo se pararon enfrente de la vivienda; pero a esa hora había movimiento de personas en la calle y creo que eso los evitó que hicieran algo y se retiraron del lugar. Durante  la semana se escucha que pasan motorizados a altas horas de la noche”, dijo Lanzas a Nicaragua Insurrecta.

El ciudadano hizo responsable al gobierno por los daños que pueda sufrir él o su familia por parte de paramilitares y turbas organizadas en esa ciudad.

“El gobierno  está haciendo mal, no está cumpliendo con los acuerdos de excarcelación, han violentado nuestros derechos. Que quede en evidencia que si algo pasa con mi familia, yo responsabilizo siempre al gobierno corrupto criminal de Daniel Ortega y la Rosario Murillo, junto con las pseudoautoridades de León, que están dirigiendo a un grupo de paramilitares y los envían a hacer este tipo de asedio, al igual que a los vecinos que se encargan de pasar información a esa gente”, advirtió. 

Durante aproximadamente un mes, una gran cantidad de personas a bordo de motocicletas,  llegaban para apostarse enfrente de la vivienda del excarcelado, durante unos 45 minutos, los días miércoles, viernes y sábados.

Sin embargo, no habían procedido a atacar directamente aunque los miembros de su familia entraban en crisis de nervios, entre ellos dos menores de edad y su abuela de 90 años, que se encuentra delicada de salud.

Lanzas era estudiante del último año de la carrera de medicina en la Universidad Autónoma de Nicaragua UNAN-León y estuvo encarcelado durante cinco meses en El Chipote y La Modelo, luego de entregarse a la policía a cambio de que liberaran a su hermana y a su hermano, quienes habían sido secuestrados por las fuerzas del gobierno.

(Con la colaboración de Denis García)

El asedio es permanente. Imagen desde el interior de la casa (Foto: Gustavo Lanzas)

 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ