Ortega pretende revivir canal interoceánico

"No he renunciado", dice en acto con militares, pese a que el plazo para construirlo expiró el 14 de junio pasado.

El presidente Daniel Ortega afirmó la noche del martes, hablando en un acto por el 40 aniversario de la Fuerza Naval, que "no ha renunciado” a la construcción del canal interoceánico en el sur de Nicaragua, a pesar de que el proyecto anunciado en 2013 nunca se inició y que el acuerdo de construcción expiró en junio pasado.

“Nosotros no hemos renunciado, al contrario, tenemos históricamente el compromiso de que se haga una realidad el canal por Nicaragua”, dijo Ortega enseñando mapas antiguos, para demostrar el interés que siempre existió en la construcción de una ruta canalera que atravesara el istmo de Centroamérica.

Como intentando explicar por qué volvía a hablar del megaproyecto de 50.000 millones de dólares, cuya construcción nunca arrancó, el gobernante dijo que "se estaba en una fase de preparar nuevamente los estudios medioambientales” a los que había que “hacerle ajustes”.

“Está nuestro compromiso de seguir trabajando por la construcción del canal por Nicaragua”,Ortega.

En 2013 el gobierno de Nicaragua otorgó al empresario chino Wang Jing y al consorcio HKND una concesión para construir y operar un canal interoceánico durante un plazo de 50 años, prorrogables hasta 100, lo que fue rechazado por los adversarios del gobierno que denunciaron que se estaba "hipotecando la soberanía".

               Una de las más de 100 marchas anticanal en el sur de Nicaragua (Foto: La Prensa)

 

El anuncio desató protestas del movimiento campesino, organizado en torno al Consejo de Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, que llegó a realizar un centenar de marchas y manifestaciones. Muchas de esas protestas, encabezadas por Francisca Ramírez y Medardo Mairena, fueron reprimidas violentamente por la Policía, que junto al Ejército militarizó la zona durante varios años.

Líderes del movimiento anticanal advirtieron que el megaproyecto afectaría el medio ambiente y llevaría a la expropiación de las tierras de más de 50.000 campesinos en el sur del país, mismas que serían declaradas de utilidad pública.

.                    

 

En abril de 2017, Ortega renovó el permiso ambiental para que HKND continuara con el proyecto, según se supo cinco meses después, en septiembre, cuando el gobierno publicó el llamado "Libro Blanco sobre el Proyecto de Canal Interoceánico".

En su mensaje ante los militares, Daniel Ortega dijo que en una reunión de presidentes centroamericanos con el entonces mandatario estadounidense, Barack Obama, efectuada en San José hace varios años, el presidente panameño Ricardo Martinelli le aseguró que apoyaba el proyecto del canal por Nicaragua, a diferencia de la costarricense Laura Chinchilla, quien se oponía porque "creía (que la obra) iba a pasar por el río San Juan".

Agregó que en esa misma reunión él le ofreció a  Obama la oportunidad de que empresas de Estados Unidos se sumaran al megaproyecto, "porque era muy costoso", pero que no tuvo ninguna respuesta.

La Ley 840 en su artículo 152 dio un plazo de seis años para dar por cerrado el acuerdo canalero si la obra no contaba con el financimiento requerido. Ese plazo venció en el pasado 14 de junio. Los ambientalistas y campesinos opuestos al canal celebraron  el vencimiento del plazo y exigieron al Parlamento derogar la controvertida ley.

La derogación de la Ley 840 ha sido exigida por ambientalistas y campesinos   ( Foto: La Prensa)