Crece rechazo a pretensión de reactivar canal interoceánico

El pueblo no lo aprueba, advierten Cenidh y Grupo Cocibolca
LA PRENSA

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y la coalición de organismos ambientalistas Grupo Cocibolca alertaron hoy contra la declarada pretensión del gobierno de Daniel Ortega de reactivar el proyecto de canal interoceánico, a pesar de que el plazo de seis años dado para su ejecución expiró en junio pasado.

"El CENIDH considera que revivir este ficticio proyecto únicamente serviría para profundizar las gravísimas violaciones a los derechos humanos en el país y muy especialmente contra los campesinos, por su resistencia pacífica ante la violatoria Ley 840 y por su involucramiento en la lucha por la liberación de Nicaragua", señaló la entidad no gubernamental que fundó y preside la conocida abogada Vilma Núñez.

El organismo de derechos humanos recordó en un comunicado que "desde la aprobación en 2013 de una de las leyes más controversiales y abusivas de la historia del país (la Ley 840, que autorizó el megaproyecto) la dictadura de Ortega profundizó la brutal represión y la impunidad en el país".

"Desde entonces hemos acompañado de manera sostenida y con diferentes acciones a nivel nacional e internacional, la férrea y justa lucha de ese genuino Movimiento Campesino de Nicaragua, que continúa siendo víctima de crímenes y brutales atropellos", señaló el CENIDH.

"En este sentido, manifestó su "respaldo total a la posición de los dirigentes del Movimiento Campesino Anti Canal de Nicaragua, Francisca Ramírez y Medardo Mairena, en rechazo a las ilusorias declaraciones de Daniel Ortega Saavedra, quien intenta revivir el caducado proyecto de un canal interoceánico, lesivo para los intereses soberanos de Nicaragua y sus ciudadanos".

Una de las más de 100 marchas anticanal en Nicaragua.                          (Foto: Estrategia y Negocios)

Por su parte, en un pronunciamiento, el Grupo Cocibolca destacó que mediante la Ley 840 aprobada en 2013 por el Parlamento sandinista, Ortega entregó en concesión al consorcio chino HKND aproximadamente el 30 por ciento del territorio nacional, a la usanza de las épocas coloniales.

"La pretensión de construir un canal interoceánico jamás ha obedecido a los intereses del pueblo de Nicaragua" pues afectaría una buena parte de los territorios campesinos, indígenas afrodescendientes y causaría un grave deterioro al Lago Cocibolca", señaló la coalición ecologista, que desde años ha calificado el proyecto canalero como "fantasioso e imposible" de realizar.

El informe resaltó que el gobierno debe renunciar a revivir el cuestionado canal y "respetar la expiración de la Ley 840, ocurrida en virtud de la misma el 13 de junio de 2019".

Dieron seis años para construir el canal y no lo hicieron. El plazo expiró en junio.         (Foto: La Prensa)

Mientras tanto, el dirigente de la Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro, expresó en un mensaje vía Twitter: "La dictadura saca del sepulcro al canal. La intención es clara: disraer la atención a otros temas".

"No nos distraigamos, que la lucha es por la justicia, la democracia y la libertad. Ya vamos en un futuro, como país, a derogar esta ley, la más oprobiosa y vendepatria que ha existido", afirmó Chamorro.

A su vez, en un video distribuido en las redes sociales, la ex comandante y disidente sandinista Dora María Téllez opinó que Ortega ha vuelto "otra vez con el cuento del canal para intentar estafarnos", ya que la concesión otorgada al chino Wang Jing y a HKND "está muerta".

"La quiere revivir para vender otra fantasía", agregó Téllez al señalar que el chino Wang "desapareció completamente" hace tiempo y el gobierno de Irán solamente le ofreció a Ortega visados libres pero ningún préstamo ni financiamiento.