Somoto, olvidado por el turismo internacional

Los "cheles" ya no visitan el Cañón, los negocios de rosquillas ni las artesanías
Denis García

En Somoto ya no se ven turistas extranjeros por las calles y ya muy poca gente visita el famoso Cañón. Los propietarios de las tour-operadoras, hoteles, hostales y restaurantes han tenido que despedir a su personal y asumir ellos mismos la atención de sus pocos clientes.         

Los servicios que antes del 18 de abril de 2018 prestaban a los numerosos turistas extranjeros que llegaban a Somoto, cabecera del norteño departamento de Madriz, se desplomaron a partir de esa fecha debido a la inseguridad y el miedo provocados por la represión gubernamental.

Tras el estallido de las protestas sociales del año pasado, los dueños de los 10 hoteles, 10 hostales, 12 restaurantes y cinco tour-operadoras que funcionaban en Somoto sólo han recibido a vistantes nacionales. Los grandes ausentes son los turistas extranjeros que generaban buenos ingresos a los propietarios de esos negocios.

También se han visto seriamente afectados por esta crisis los pequeños negocios de artesanías elaboradas a mano en varias comunidades rurales de algunos municipios, así como los talleres de fabricación de las gustadas rosquillas somoteñas en el municipio de Yalagüina, y la zona misma del Cañón, uno de los grandes atractivos de la región.

 

                                  

“Antes de abril de 2018, venían a Somoto un promedio de 2.000 turistas nacionales y extranjeros por semana. Desde que empezó la crisis tenemos semanalmente entre 50 y 80 turistas nacionales y unos dos extranjeros que visitan el Cañón de Somoto", explicó Gonzalo Hernández Cáceres, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) en Madriz.   

Señaló que era muy común ver pasear por las calles de Somoto a turistas provenientes España, Alemania, Estados Unidos y Japón. Recorrían la ciudad a pie y visitaban los talleres de rosquillas, las tiendas de artesanías o los establecimientos de comidas típicas.

“Tengo información que una de las familias más conocidas y que son propietarios de uno de los hoteles más emblemáticos de la ciudad de Somoto lo tienen en venta y que estaría emigrando hacia México, porque no les ha ido nada bien desde el año pasado", dijo Gonzalo Hernández.

"Despidieron a todo el personal de servicio y ellos mismos estaban atendiendo el local, pero las cosas están tan mal que ahora decidieron ponerlo en venta”, agregó el presidente de CANTUR en Somoto.

(Con la colaboración de Denis García)

                                 

                                  Gonzalo Hernández, presidente CANATUR-Somoto (Denis García)

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ