Misa bajo asedio policial en Monimbó

Inaudito despliegue de antimotines no pudo atemorizar al pueblo.

Bajo un impresionante asedio de policías, antimotines, motorizados y fanáticos sandinistas, el párroco de la Iglesia San Miguel en Monimbó, Masaya, padre Edwin Román, celebró este miércoles una misa por la libertad de más de 130 presos políticos de Nicaragua.

El oficio religioso reunió a numerosos excarcelados como Edwin Carcache, Santiago Fajardo y Chéster Navarrete, y a familiares de reos políticos que aún permanecen en distintas cárceles del país por haber ejercido su derecho de protestar contra el gobierno de Daniel Ortega.

Los asistentes a la misa, que concluyó con las notas del Himno Nacional, llevaron pancartas, carteles, chimbombas azul y blanco y banderas del mismo color.  

Al salir del templo, turbas sandinistas que formaron una valla frente al atrio de la iglesia "lanzaron bolsas con orines y heces fecales" a los participantes de la eurcaristía, dijo el ex preso político Santiago Fajardo.

El padre Román, por su parte, dijo que la Iglesia católica sale "fortalecida" frente al acoso y la intimidación del gobierno.

"Ante la persecución se fortalece más la Iglesia", afirmó el sacerdote.

"¿Hay miedo, padre?", preguntó un periodista.

"¿Qué cree usted?", le respondió sonriendo el cura de Monimbó.