Avilés se puso en la fila de los sancionables, asegura Dora María Téllez

La excomandante guerrillera Dora María Téllez, expresó que Julio Avilés debería renunciar al Ejército dado que proclamó su obediencia incondicional al dictador Daniel Ortega.
Dora María Téllez
Cortesía

Tras el discurso del jefe del Ejército Orteguista, Julio César Avilés quien la noche de ayer respaldó a la dictadura de Daniel Ortega, la excomandante guerrillera Dora María Téllez, expresó que este debería renunciar a la institución dado que proclamó su obediencia incondicional al dictador, además que se puso en la fila de los funcionarios orteguistas a ser sancionados por Estados Unidos y la comunidad internacional.

“Las declaraciones de Avilés fueron a la defensiva, lastimosas, comprometiendo la naturaleza del Ejército, que lo descalifica a él como jefe del Ejército… Un discurso con el cual se proclama incondicional de los Ortega Murillo. Amenaza a personas, debería renunciar para darle paso a una jefatura del Ejército que tenga respeto, compromiso con la institucionalidad con el Ejército de Nicaragua”, insistió.

Téllez lamentó que a Avilés se le olvide que hay más de 300 muertos, miles de heridos, encarcelados, miles de exiliados y perseguidos por el régimen orteguista, por lo cual lo hace candidato a ser sancionado.

“Él se puso en la fila con esa proclamación de incondicionalidad (a Ortega), y esa amenaza que hizo de manera indiscriminada, él se pone en la fila de los sancionados”, agregó.

 

 

En el discurso Avilés señaló que tiene un “ejército fuerte, sólido, acerado en mil batallas y altamente cohesionado, jamás lograrán descohesionarnos, jamás nos van a dividir como pretendieron hacerlo funcionarios de organismos no-gubernamentales y otros”.

La amenaza

“Sepan que sabemos quiénes están detrás de esa brutal campaña de ataques y provocaciones y los hacemos responsables de las afectaciones físicas y morales de nuestros compañeros y familiares”, advirtió.

“Y no digan que los estamos amenazando porque no es esa nuestra intención, en todo caso es nuestro deber, señalar los brutales ataques y provocaciones a nuestra institución, nuestros compañeros y familiares”, agregó.