Devuelven a nicaragüenses del aeropuerto de Madrid y les niegan derecho a solicitar asilo

Despacho 505 tuvo acceso a una conversación telefónica entre la presidenta de la Asociación Nicaragüita y un matagalpino poco antes de ser devuelto a Nicaragua. Entre nervios y angustia el nica insistió en presentar una solicitud de asilo, pero además de que le fue negado el derecho, recibió maltrato verbal.

Unos 40 nicaragüenses habrían sido retenidos por las autoridades migratorias a su arribo este martes a España, a través del aeropuerto de Barajas, en Madrid, y una parte regresados a Nicaragua a las pocas horas. La Asociación Nicaragüita lanzó la alerta y ha podido confirmar al menos diez devoluciones en caliente.  

Glenda García, presidenta de la asociación, conoció del caso al prestar asistencia jurídica a dos ciudadanos originarios de Matagalpa que se encontraban entre el grupo, según le refirió uno de ellos para quien pidió resguardo de identidad, y para efectos de este artículo llamaremos Marcos. 

“Se suponía que había al menos 40 nicaragüenses que habrían llegado (a Madrid) más o menos en el mismo vuelo, desconocemos el paradero de los otros 30, pero sí sabemos que diez han sido obligados a abordar un vuelo de una aerolínea que no conocemos a las 3 de la tarde de hoy (miércoles)”, confirmó García a Despacho 505. 

García contactó a Marcos vía telefónica para asesorarlo sobre cómo ejercer su derecho a asilarse y evitar la devolución, pero notablemente perturbado manifestó que las autoridades no se lo habían permitido. 

“Soy asistente de un despacho de abogados y voy a intentar sacarlo de ahí… ¿Me puede comentar qué ha sucedido?”, le dijo al matagalpino en un intento contrarreloj para evitar su rechazo de ingreso a España. 

La conversación continúa así: 

Marcos: Es que vea, éramos muchos, somos como 40.  

Glenda: ¿Nicaragüenses? 

Marcos: Sí, nicaragüenses. Nos entrevistaron y ni mente nos pusieron y como somos muchos los que vamos al mismo hotel a Sevilla… 

Glenda: ¿Usted ha visto a esas 40 personas, están con usted? 

Marcos: Ahorita ya las están sacando, incluso a mí ya me quieren montar al avión. 

Inmediatamente García le hace saber a Marcos que tiene derecho a solicitar asilo y a no ser devuelto sin pasar por un procedimiento judicial obligatorio. 

“Al inicio pedimos asilo político cuando nos encerraron (trasladaron a una sala), pero entonces nos denegaron (solicitar asilo)”, responde Marcos, mientras ella le repite que se resista a la orden de abordar al avión. “No hallo qué hacer doña”, “¿Qué hago?”, “Ya no puede llamar a esta sala porque ahorita el policía ya me está sacando de acá?” , son frases que expresa el señor mientras era presionado por un oficial a colgar el teléfono y seguir hacia la sala de abordar y García le reiteraba que notificara que era solicitante de asilo.

Marcos a un oficial: Yo tengo un abogado que vienen para acá ahora 

Policía: Me suda la p***a (expresión soez para expresar que no le importa su argumento). 

Glenda: Dígale que es solicitante de asilo, dígale que palabrotas ninguna… 

La conversación termina con el señor insistiendo en presentar la petición de protección internacional. Más tarde, Glenda García confirmó que había sido devuelto a Nicaragua. 

EL VIAJE FRUSTRADO 

Según Glenda García, el grupo de nicaragüenses aterrizó en Barajas a la 1:15 de la tarde del martes 17 de septiembre, en un vuelo de Air Europa procedente de Panamá. En la terminal aérea de la capital española les correspondía realizar migración para tomar otro vuelo de la misma compañía con destino a Sevilla. 

La gravedad del caso, expone la presidenta de la Asociación Nicaragüita, es que se les haya negado el derecho de presentar solicitud de protección internacional ante el Estado español, pese a que hubo una clara expresión de interés. 

“La obligación legal de permitirle a los solicitantes (de protección internacional) de ir hasta la autoridad competente para presentarla, en este caso, no se cumplió”, señaló. 

García explicó que cuando un ciudadano se encuentra ante una devolución en caliente, es posible iniciar un proceso de solicitud de asilo, que, mediante un proceso judicial rápido, se evalúa el caso y se emite una resolución. 

Lamentablemente, García expone que los diez nicaragüenses devueltos, entre estos sus dos representados, “no han tenido oportunidad de informarse, se les permitió tres horas antes de su regreso ponerse en contacto con sus familiares… y al menos los clientes de los que puedo hablar con certeza traían todo aquello que como turistas la Ley exige para poder ingresar”: boleto aéreo de ida y regreso, la reserva de hotel, seguro de viaje y dinero en efectivo, que está tasado en 90 euros por cada día de estancia. 

RED DE APOYO A NICAS 

La Asociación Nicaragüita es una organización sin fines de lucro que desde hace cuatro años se enfoca en brindar asistencia a la comunidad nicaragüense. En lo que va del año García registra un total de 193 asistencias.  

La organización no es receptora de fondos y que el apoyo que brindan está basado “en una red de nicaragüenses que nos apoyamos”, la cual está conformada por personas con diferentes perfiles en varias ciudades de España, incluyendo a abogados que brindan asesoría migratoria o laboral.