El Nuevo Diario no murió, la dictadura lo mató

Diversas reacciones se han generado a raíz del anuncio oficial del cierre de El Nuevo Diario, periódico con 39 años de historia.

Mauricio González, periodista de El Nuevo Diario, dijo que la noticia les tomó por sorpresa, que hasta ayer laboraron con normalidad sin conocer que este jueves 26 de septiembre sería el último día siendo parte de este medio. “Hubo una reunión con el jefe de redacción Douglas Carcache y eso nos dio señales que algo andaba mal. Nos dijo, el periódico fue suspendido. Ese fue el término que uso para anunciar el cierre”, señala el reportero.

La coordinadora de la organización Periodistas y Comunicadores Independiente capítulo Costa Rica, Ileana Lacayo, se mostró consternada y expreso que cuando un medio de comunicación cierra por las consecuencias de un hostigamiento económico, político y administrativo como lo ha hecho la dictadura Ortega y Murillo, es un costo muy alto que paga la sociedad, que pagan los pobladores nicaragüenses, que con El Nuevo Diario tenían una voz que informaba, una voz que comunicaba desde diferentes ángulos.

“Apagar un medio de comunicación implica que como sociedad y como democracia estamos muriendo, por eso llamamos a la población que sigamos en resistencia porque no es posible que esta dictadura nos siga arrebatando vida, nos siga arrebatando periodistas, nos siga arrebatando libertades y sobre todo una de las libertades más importantes como son la libertad de prensa y la libertad de expresión”. 

Desde la plataforma digital de noticias Nicaragua Actual, el periodista Héctor Rosales, se solidarizó con todo el equipo de El Nuevo Diario, reconociendo el valor y compromiso con el que ejercieron la profesión en este tiempo de represión. “Arriesgaron sus vidas y sobre todo dejaron escritas en las páginas de la historia de nuestro país ese gran legado de la prensa nicaragüense”, destacó.