Ortega heredará a los nuevos gobiernos el mismo caos económico de los años 80.

La deuda pública externa de Nicaragua alcanzó los más de 6 mil millones de dólares al cierre de agosto del año 2019, lo que representa un aumento de casi el ochenta por ciento con respecto a los niveles de 2007, cuando el presidente Ortega regresó al poder.

El exdirector de la Dirección General de Ingresos, Roger Arteaga aseguró que teme que Ortega herede a los nuevos gobiernos el mismo caos económico de los años 80.

“Pareciera que Ortega esta repitiendo exactamente lo que hicieron en los 80, cuando Somoza entrega una deuda externa de 3600 millones de dólares, y al terminar los 80 Ortega entrega el país con una deuda de 12 mil millones de dólares, cuatro veces lo que recibió de somoza, y Violeta Chamorro tuvo que salir a mendigar a la comunidad internacional con la mano extendida para pedir condonación de deuda”.

 

Ortega durante su primer régimen en la década de los ochenta del siglo pasado llevó a la quiebra al país, pues la producción total de bienes y servicios apenas sumaba un Producto Interno Bruto (PIB) de 1,516.7 millones de dólares en 1990, año que entregó el gobierno a Violeta Barrios de Chamorro.

El dictador Ortega heredó a Barrios de Chamorro una deuda pública externa de 10,715.4 millones de dólares, que representaba el 706 por ciento del PIB de Nicaragua. La expresidente Barrios de Chamorro logró que los acreedores mundiales condonaran casi la mitad de la deuda al país y en 1996 se redujo a 6,095 millones de dólares, casi el mismo nivel al que Ortega ha incrementado ahora el saldo, tras varios años de reducción.