Ecuador: Movimiento indígena rechaza diálogo directo con el presidente Moreno

El movimiento indígena que lidera las protestas en Ecuador rechazó la propuesta del presidente Lenin Moreno de diálogo directo para resolver la crisis y mantuvo a sus seguidores concentrados en el centro de Quito el viernes en la noche.

“El diálogo que promulga carece de credibilidad”, señaló en un comunicado la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), el viernes, y añadió que solo conversará con el gobierno “cuando se derogue” el decreto que eliminó los subsidios a los combustibles, reporta la agencia AFP.

Moreno había descartado la posibilidad de revertir sus medidas y había planteado a los líderes indígenas un encuentro directo para “encontrar soluciones”.

El país está en bancarrota y ceder ante los manifestantes sería una derrota en el esfuerzo del presidente por revertir las políticas de su predecesor y exmentor, Rafael Correa. “El país debe recuperar la calma; que el país sepa que tenemos la voluntad del diálogo, pues aquí está la mía”, dijo el mandatario en un mensaje por radio y televisión.

El diálogo propuesto “se ha sustentado (…) en una de las peores masacres en la historia de Ecuador”, dijeron los líderes indígenas en un comunicado, aludiendo a los enfrentamientos de la última semana que dejaron un saldo de cinco civiles muertos, y unos 2.000 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.

La Conaie también rechazó el jueves contactos de la ONU y la Iglesia Católica que buscaban acercar posiciones con el gobierno para buscar una salida a la crisis desatada tras las reformas acordadas con el FMI a cambio de préstamos millonarios. Destrozados por la pobreza y desatendidos por los programas gubernamentales, las comunidades indígenas se mostraron furiosos con el alza de la variedad de gasolina más popular, que a su vez provocó un aumento enorme en los precios y los costos de algunos productos, como las papayas y las tarifas de los autobuses, que se duplicaron o más.

Los manifestantes se organizan Al menos una vez al día, hombres jóvenes con palos y piedras avanzan hacia la legislatura e intentan tomarla, como lo han hecho al menos una vez esta semana antes de ser repelidos con gases lacrimógenos. Los disturbios se reactivaron con fuerza el viernes en los alrededores de la sede del Legislativo, que había sido asaltada brevemente por los indígenas el martes, y en otro punto céntrico de Quito.

Los manifestantes lanzaron piedras y pirotecnia a los uniformados que respondieron con gas lacrimógeno y proyectiles de goma. Vehículos antimotines avanzaron sobre encapuchados que llevaban lanzas y escudos de madera, informa el sitio web de noticias Infobae. Medios locales reportan al menos unas 55 personas heridas, 10 de ellas policías y un militar, en los enfrentamientos del viernes.