Ecuador intenta diálogo con mediación de ONU e Iglesia Católica

El presidente Lenín Moreno y los indígenas ecuatorianos se disponen a dialogar para explorar una solución a las violentas protestas que han estremecido a la nación andina desde hace once días, luego que el mandatario anunciara drásticas reformas económicas.

La Organización de las Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal ecuatoriana trabajaron para acercar a las partes, que iniciarán el diálogo este domingo.

“Para los indígenas (ahora) será muy difícil volver a las medidas de hecho” tras sentarse a conversar, dijo a la AFP, Santiago Basabe, politólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). El gobierno ya expresó su disposición a revisar el decreto que prendió el descontento social, por lo que “La posibilidad de acuerdos va en aumento”, agrega el experto.

Moreno dijo que quiere hablar sobre la base de que se mantengan los ajustes y se distribuyan mejor los recursos del Estado. Los indígenas, que en principio rehusaban cualquier solución que no fuera archivar las medidas, están ahora abiertos a una “derogatoria o revisión” de las mismas, lo que abre la puerta a una negociación.

Hasta el sábado, las protestas habían dejado 6 muertos y casi dos mil detenidos y heridos, según AFP. Los disturbios en la Amazonía mantienen interrumpido el transporte de petróleo -mayor fuente de divisas- por el principal ducto. El sábado se desbordó la violencia en Quito.

Hubo enfrentamientos y trincheras de guerra en las calles; manifestantes incendiaron y saquearon un edificio público, y asaltaron un canal de televisión y un periódico. Moreno impuso el toque de queda y militarizó la capital de 2,7 millones de habitantes.