Unión Europea aprueba marco de sanciones contra la dictadura Ortega Murillo en Nicaragua

El Consejo de la Unión Europea aprobó un marco de medidas restrictivas específicas que contra la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo por la crisis de derechos humanos en Nicaragua.

Este marco brinda la posibilidad de imponer sanciones específicas e individuales contra las personas y entidades responsables de violaciones o abusos de los derechos humanos o por la represión de la sociedad civil y la oposición democrática en Nicaragua, así como a las personas y entidades cuyas acciones, políticas o actividades de otro modo socavan democracia y estado de derecho en Nicaragua.

Las sanciones consisten en una prohibición de viajar a la UE y un congelamiento de activos para personas, y un congelamiento de activos para entidades. Además, las personas y entidades de la UE tienen prohibido poner fondos a disposición de los enumerados.

Durante la reunión de El Consejo se adoptaron las siguientes conclusiones sobre Nicaragua:

1. La Unión Europea (UE) recuerda sus Conclusiones del Consejo del 21 de enero de 2019, así como varias declaraciones realizadas desde abril de 2018, en las que expresó su preocupación por el deterioro de la situación política y social en Nicaragua y condenó firmemente la represión por parte de las fuerzas de seguridad y pro -grupos armados gubernamentales de opositores políticos, manifestantes, medios independientes y organizaciones de la sociedad civil que han estado en marcha desde abril de 2018. Rechazó el uso de leyes antiterroristas para perseguir y criminalizar las opiniones disidentes. La UE también afirmó su determinación de utilizar todos sus instrumentos para apoyar una solución pacífica y negociada a la crisis y su intención de monitorear de cerca la situación en el país para reaccionar ante un mayor deterioro de los derechos humanos y el estado de derecho.


2. Desde las Conclusiones del Consejo de enero de 2019, la situación general de los derechos humanos y la gobernanza democrática sigue siendo muy preocupante. Las medidas institucionales y legislativas adoptadas con el propósito declarado de reconciliación, como la Ley de Amnistía adoptada por la Asamblea Nacional de Nicaragua este junio, se impusieron sin consultas y no cumplen con los principios internacionales relevantes. No se ha seguido el informe del Grupo de Expertos Independientes sobre violaciones de derechos humanos cometidas desde el 18 de abril de 2018. La rendición de cuentas es un elemento importante para la verdad, la justicia y la reconciliación. Los pasos positivos en la liberación de un número considerable de presos políticos no han sido acompañados por la implementación de la totalidad de los acuerdos de marzo de 2019 entre el gobierno y la Alianza Cívica, especialmente en el restablecimiento de los derechos civiles y políticos. La continua negativa a reanudar el diálogo con la oposición transmite una señal negativa sobre la voluntad del gobierno de trabajar hacia una salida pacífica y democrática de la crisis.


3. Como consecuencia, y además de los esfuerzos políticos y diplomáticos en curso para apoyar la justicia y la democracia, el Consejo ha decidido hoy adoptar un marco para medidas restrictivas específicas. El marco adoptado permite un enfoque gradual y flexible con respecto a las designaciones individuales restrictivas para la prohibición de viajar y la congelación de activos, según corresponda. Posteriormente, se pueden agregar designaciones específicas en caso de un estancamiento continuo y un mayor deterioro de los derechos humanos y el estado de derecho o revertirse en caso de pasos positivos y decisivos. La UE subraya que sus medidas restrictivas están dirigidas y están diseñadas para no dañar a la población nicaragüense.
4. En este contexto, la UE recuerda las tres áreas principales en las que se necesita hacer un progreso tangible para crear las condiciones para una salida pacífica y democrática a la crisis: 1) la implementación completa de los acuerdos del 29 de marzo de 2019 para fortalecer la sociedad civil y derechos y garantías políticas, incluido el restablecimiento de las libertades políticas y el estado legal de las organizaciones de la sociedad civil prohibidas, el retorno voluntario y seguro de los exiliados y la liberación de los presos políticos restantes y los cargos retirados. Esto también significa detener el hostigamiento e intimidación de los presos políticos liberados y sus familias y garantizar su seguridad e integridad física. 2) plena cooperación y el regreso de los organismos internacionales de derechos humanos a Nicaragua, incluida la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); y 3) un acuerdo sobre reformas electorales e institucionales entre el gobierno y la oposición, incluida la Alianza Cívica dirigida a garantizar elecciones justas y transparentes.
5. La UE hace un llamamiento urgente al gobierno de Nicaragua y a todas las partes para que vuelvan a participar de manera constructiva en un diálogo nacional significativo, orientado a los resultados e integral, que incluya la adopción de reformas electorales de acuerdo con los estándares internacionales como un paso esencial para restablecer la confianza en las instituciones públicas. La UE está dispuesta a brindar su apoyo si así lo solicitan las partes.
6. La UE reafirma su compromiso de continuar trabajando hacia una salida pacífica de la crisis actual y de apoyar al pueblo nicaragüense en el cumplimiento de sus apremiantes necesidades y aspiraciones.