Madres de Edward Lacayo y Jaime Navarrete consternadas con la noticia que sus hijos no fueron liberados

Estela Rodríguez madre de Edward Lacayo alias “La Loba” y Maryin Navarrete madre de Jaime Navarrete tenían la esperanza de ver libres a sus hijos este fin de año, pero fue imposible porque la dictadura Ortega Murillo los dejo secuestrado y no los libero al igual que los 91 nicaragüenses a quienes les otorgo el régimen de “Convivencia familiar”

“Me duele que mi hijo este en ese lugar, suficientes daños me le han hecho “manifestó Maryin Navarrete en alusión a las agresiones físicas y psicológicas que le han hecho a su hijo Jaime Navarrete.

“El año pasado le quebraron la nariz y se le dificulta respirar y ahora tiene problemas de la vista, él se siente muy mal de salud” dijo Navarrete.

La madre de este preso político teme por la vida de su hijo, porque denuncia que han querido asesinarlo “Me lo quemaron con ácido, me lo iban a quemar, le echaron gasolina y en una audiencia me lo tiraron del segundo piso, está vivo de milagro” apunto Maryin Navarrete.

Por su parte Karen Lacayo madre de “La Loba” manifestó que su madre Estela Rodríguez esta ha entrado en una etapa depresiva después que conoció la noticia que su hijo no fue liberado.

 

“A mi madre la tengo sedada porque se puso muy mal al saber la noticia que no fue liberado mi hermano” explico Karen.

Además, manifestó que el nuncio apostólico estaba al tanto de la situación de Edward Lacayo y que les había prometido hacer las gestiones pertinentes para su excarcelación.

“Hemos hablado con el nuncio y le expusimos que en la celda lo han intentado matar, él está enfermo y él (nuncio) nos dijo que iba hablar por el” dijo Lacayo y añadió que “Mi hermano no es narcotraficante, Monimbó puede hablar por él y yo le digo al gobierno que se ponga la mano en la conciencia y que ponga en libertad a todos los presos políticos”

Leer más: Dictadura oficializa liberación de 91 presos políticos

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ