Los fallos sobre Confidencial y 100% Noticias

Editorial del Diario La Prensa

De cualquier manera, la confiscación de algunos medios de comunicación y los asaltos a otros, como Radio Darío, y el secuestro en aduanas del papel y los insumos necesarios para la publicación impresa de los diarios LA PRENSA y Hoy


En la víspera del (42) aniversario del asesinato del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal -la figura más emblemática en la historia del periodismo nicaragüense-, un miembro de la Corte Suprema de Justicia orteguista dijo a los periodistas que "pronto" seran resueltos los casos de los medios de comunicación confiscados por la dictadura el año pasado. 


Se refiere a la revista Confidencial, cuyas instalaciones fueron asaltadas, saqueadas y confiscadas por la Policía Orteguista el 14 de diciembre de 2018, y al Canal 100% Noticias, que fue víctima de igual agresión el 21 de diciembre del mismo año y además su presidente y su jefa de información fueron encarcelados por seis meses. 

                               


Ante este crimen de la dictadura contra la libertad de expresión y de prensa, y contra el derecho de los nicaragüenses a la libre información, los propietarios de los medios confiscados, Carlos Fernando Chamorro y Miguel Mora, respectivamente, hicieron use de los recursos establecidos en la Constitución y la Ley para reclamar Ia devolución de sus bienes, y Ia indemnización correspondiente por los graves daños causados por la ciega y brutal represión policial.


Pero el magistrado de la Corte Suprema que dijo este 9 de enero que los recursos de apelación de los dueños de los medios confiscados serán resueltos "pronto", Francisco Rosales Argüello, lo hizo por quitarse de encima a los periodistas. No porque en realidad tenía algo oficial que informar.
 

A pesar de que el es presidente de la Sala Constitucional y operador político del partido oficialista FSLN, no tiene capacidad de decisión y en todo caso esta no vendría de él, ni de los demás magistrados, sino de la pareja dictatorial. Y en todo caso la palabra de los secuaces de la dictadura tiene poco valor, o ninguno. Ellos no sostienen con hechos lo que dicen y por lo general hacen lo contrario.

 
De cualquier manera, la confiscación de algunos medios de comunicación y los asaltos a otros, como Radio Darío, y el secuestro en aduanas del papel y los insumos necesarios para la publicación impresa de los diarios LA PRENSA y Hoy, constituyen como ya lo hemos dicho crímenes abominables contra los derechos constitucionales y humanos, no solo de las personas directamente afectadas sino de todos los ciudadanos nicaragüenses. 


En el marco del 42 aniversario del asesinato del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, y ante la persistencia de la confiscación de medios de información y el secuestro del papel y los insumos para la impresión de los periódicos, no hay que perder de vista que la Constitución Política de Nicaragua y los tratados internacionales de derechos humanos —que están incorporados en el orden legal del país—, consagran la libertad de expresión y de prensa como un valor sustancial de las personas y la sociedad, y el Estado tiene la obligación de respetarlo

Y no se debe de olvidar que los ciudadanos tienen derecho y obligación de luchar para que ese valor supremo sea respetado. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ