Padre héroe y su hijo villano, así divide a las familias el régimen de Daniel Ortega

Gerson Snayder Suazo, es el hijo de un sub-comisionado policial que en el 2015 murió en un accidente de tránsito y el régimen bautizó con su nombre una estación policial en Chichigalpa.
100% Noticias

La doble moral del régimen dictatorial de Daniel Ortega y Rosario Murillo llega a los extremos de perseguir hasta a los hijos de los fundadores de la policía sandinista.

Gerson Snayder Suazo participó en el primer plantón del año que se realizó en la Universidad centroamericana, UCA de Managua. Esto le costó que ahora su rostro esté en varios carteles que pusieron fanáticos sandinistas en Managua y ahora en Chichigalpa, Chinandega de donde es originario.

“Se busca golpista” así se leen los afiches que turbas sandinistas acuerpadas por la policía, pegaron en postes y viviendas de la ciudad de Chinandega. Suazo denunció esta persecución en su contra en sus redes sociales.

“Chinandega, pronto serás libre si y se abrirán casos penales de estas personas que sí cometen delitos reales, afortunadamente sabemos quiénes son los principales para que respondan ante la justicia" dijo Suazo al compartir una publicación donde aparece el cartel con su fotografía.

 

El joven universitario considera que la policía que ayudó a fundar su padre Juan José Suazo Rivera, está secuestrada por el régimen Ortega-Murillo.

 

“El 70% de los policías no quieren hacer estas cosas, pero están obligados y es por ello que pido la libertad de la Policía, porque la mayoría son obligados” aseguró Gerson Snayder la semana pasada durante un piquete express en la Universidad centroamericana, UCA.

El 20 de septiembre del 2019, la policía inauguró una estación policial en Chichigalpa y la bautizó con el nombre de Juan José Suazo Rivas, padre de Gerson Suazo, quien cada vez que pone un pie en el occidente del país es asediado por paramilitares y la misma policía sandinista.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ