Periodistas exigen devolución de medios clausurados en Nicaragua

Tras el cese del bloqueo aduanero al diario La Prensa, comunicadores y activistas de derechos humanos demandan al gobierno que restaure las libertades en el país

El fin de un embargo aduanero de 18 meses contra el diario independiente La Prensa, que se hizo efectivo esta semana mediante la entrega de papel, tinta y repuestos, reavivó las demandas por la devolución del canal de televisión 100% Noticias y el semanario Confidencial, intervenidos y clausurados por el gobierno de  Daniel Ortega a fines de 2018.

La Dirección General de Aduanas entregó este viernes (07.02.2020) a La Prensa, el diario más antiguo de Nicaragua y considerado un símbolo del periodismo crítico, un lote de más de 100 toneladas de papel, tinta, insumos y repuestos valorado en 225.000 dólares, que estuvo retenido desde agosto de 2018

El gobierno no explicó los motivos del embargo, que en septiembre llevó al cierre del matutino El Nuevo Diario, afectado con igual medida. Tampoco ha informado aún sobre la devolución de materiales a La Prensa, como si el bloqueo aduanero jamás hubiera existido.

El diario informó que el acuerdo para la devolución de la mercancía se concretó tras gestiones del papa Francisco a través del nuncio apostólico en Managua, Waldemar Sommertag.

"Para nosotros esto es una señal de que el sistema dictatorial en Nicaragua no tiene futuro. Es una muestra del temor del régimen ante una ola de sanciones que tienen como principal demanda la restitución de las libertades públicas, y en primer lugar la libertad de prensa”, dijo a DW el periodista Miguel Mora, propietario y director del canal 100% Noticias

La televisora, que al igual que La Prensa, El Nuevo Diario y otros medios dio amplia difusión a las intensas protestas sociales que pusieron en jaque a Ortega en abril de 2018, fue castigada con el cierre e intervención de sus estudios el 21 de diciembre de ese año.

"Estado policial insostenible”

Pese a la negativa oficial de devolver las instalaciones y equipos del canal, que permanecen vigilados por policías día y noche, Miguel Mora piensa que lo ocurrido con La Prensa puede favorecerlo.

Los periodistas Miguel Mora (centro) y Carlos Fernando Chamorro (derecha) han demandado antes distintas instancias la devolución de las instalaciones del canal 100% Noticias y del semanario Confidencial

"Hay una gran grieta que se abre en la estrategia de acoso, represión y censura. No hay vuelta atrás. Después de La Prensa, la dictadura debe devolver 100% Noticias y Confidencial, so pena de enfrentar sanciones incluso contra sus propios medios de agitación y propaganda”, dijo.

Una opinión similar tiene Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial y de los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche, clausurados también a fines de 2018 por el Ministerio de Gobernación

El periodista Carlos Fernando Chamorro después del allanamiento de la redacción del semanario Confidencial, donde también funcionaban los estudios de Esta Noche y Esta Semana

"La suspensión del bloqueo aduanero contra La Prensa, después de 500 días de censura, es una conquista de todos y demuestra que el estado policial impuesto por la dictadura es insostenible”, señaló Chamorro en un editorial de su programa, que se trasmite por internet.

La falta de papel llevó a La Prensa a reducir su tiraje de 36 páginas a ocho, y a despedir a casi 300 de sus 400 empleados, incluyendo periodistas, editores y fotógrafos

Otros medios críticos, como la radio Corporación y los canales de televisión 10 y 12, han denunciado presiones económicas y asedio policial, pero siguen laborando. Según organismos de derechos humanos, más de 70 periodistas tuvieron que exiliarse, como parte de casi 90.000 nicaragüenses que huyeron debido a la crisis política, la peor en más de cuatro décadas.

Para Aníbal Toruño, director de Radio Darío, una emisora de la ciudad de León (occidente) que fue atacada y quemada en 2018 por turbas ligadas al gobierno, el cese del embargo sobre La Prensa representa "un paso positivo” para el periodismo independiente y para el país.

Sin embargo, advirtió que los nicaragüenses deberán librar todavía "una inmensa batalla para recuperar las libertades”

"No es una concesión”

Activistas de derechos humanos atribuyen el cese del embargo a La Prensa a la "resistencia ciudadana” frente a Ortega.

"Esto es fruto de la lucha de La Prensa y del periodismo independiente. No es una concesión del gobierno ni puede atribuirse a una sola persona ni a solo factor”, declaró a DW la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez.

A su juicio, la razón principal fue "la presión interna que hemos mantenido las organizaciones de sociedad civil y todos los que incidimos en el tema de los derechos humanos, que hemos estado en primera línea pese a las agresiones y el peligro”.

"Esta es una pequeña luz en el camino, una luz que no la encendió Daniel Ortega sino nosotros, con nuestra lucha permanente”, insistió.

Núñez instó al gobierno a restablecer los derechos ciudadanos restringidos desde 2018 en el país. "Ortega debe devolver todos los medios de comunicación y las ONG confiscadas, restituir el derecho a la protesta pacífica, a la libertad de expresión y dejar en libertad a por lo menos 65 presos políticos que siguen encarcelados”, afirmó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ