Denuncian despale de bosques de pino y roble en zonas del municipio de Las Sabanas

El despale sin controles en las áreas boscosas de pino que desde hace más de seis años afecta a los bosques del municipio indígena de San José de Cusmapa, se extendió ahora a las zonas montañosas del municipio de Las Sabanas, ambas localidades pertenecientes al departamento de Madriz.

La tala de frondosos árboles de pino y roble en varias zonas del municipio de Las Sabanas es denunciada por habitantes de las comunidades que ya están siendo afectadas por las empresas madereras procedentes de las ciudades de Estelí, Ocotal, en el departamento de Nueva Segovia, y de Somoto, en el departamento de Madriz, ya que hombres con potentes motosierras están tumbando hasta arboles en regeneración y sacando en pesados camiones la madera cortada con rumbo a los aserríos.  

“Nos preocupa el despale de arboles que se viene dando en esta zona (Las Sabanas), porque tenemos la experiencia de las comunidades indígenas del municipio de San José de Cusmapa, donde se ha dado la tala indiscriminada de pino y ahí ya las familias están careciendo del agua de consumo, porque los ríos se han ido secando, y los animalitos silvestres han ido desapareciendo de las montañas, como también ha ido desapareciendo la frescura del clima que caracterizaba este lugar”, dijo el sacerdote Marcos Rangel, Párroco de la Ermita de Las Sabanas, en Madriz.  

Quien mostró su preocupación, al señalar que si no se tiene bosques no se tiene agua ni frescura (del clima) y tampoco las familias del campo podrán tener cosechas de granos básicos para sus alimentos. “Si un campesino de esta zona tumba un árbol le ponen miles de trabas para que lo dejen sacar madera para mejorar sus ranchitos, pero sin embargo vienen grandes camiones a llevarse un mundo de madera y no hay quien los detenga o pare porque ya sabemos que vienen con concesiones de quienes ostentan el poder o algo así por el estilo”, expuso el padre Marcos Rangel.

El sacerdote hizo un llamado a las altas autoridades del gobierno a que tomen conciencia de los daños que se le está causando a los pocos bosques de pino y otras maderas preciosas que quedan y que están siendo destruidas en los municipios de Las Sabanas y San José de Cusmapa, en Madriz.

Mientras que don Arnulfo Acuña Ramos, habitante de la comunidad de Miramar, en el municipio de Las Sabanas, dijo que las comunidades afectadas con el despale de los bosques de pino y de otras maderas preciosas están sumamente preocupados porque tienen el ejemplo de los daños ya ocasionados a las comunidades indígenas de San José de Cusmapa, donde los madereros llevan más de seis años dejando en desierto las montañas.

“Lo que pasa es que nosotros estamos manos arriba aquí, porque no tenemos autoridad con quien quejarnos. Hablando de Cusmapa, ya ahí tienen seis años de estar saliendo a diario unos 12 camiones cargados de tucas de pino, y aquí ya llevamos cuatro meses con la tala de pinares y arboles de roble”, dijo.

Por su parte, don Medardo Gutiérrez, también habitante de la comunidad de Miramar, una de las zonas más afectadas por la extracción de arboles de Las Sabanas, dijo sentirse sufrido con el despale, “ya que se están comenzando a secar los ríos y los pozos se están achicando, porque todos los días salen camiones cargados de tucas de pino y roble, y esta gente está arrasando hasta con los arboles que ya estaban crecidos. Hasta los animalitos silvestres están apareciendo muertos, porque esto está quedando como desierto”, señaló.     

“Nos estamos quedando sin agua y con esto del cambio climático vamos a sufrir más en los próximos meses de este año. Aquí todas las familias de las comunidades de Las Sabanas estamos en contra de este despale, por eso le pedimos al gobierno que pare este crimen con los bosques”, exclamó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ