Rosario Murillo mandará turbas al sepelio de Ernesto Cardenal en Solentiname

La vicedictadora desplazó a sus adeptos para que se tomaran la Catedral de Managua, donde se celebró una misa en honor al poeta nicaragüense

A través de su acostumbrada alocución de mediodía la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, amenazó con mandar a sus turbas a la comunidad de Solentiname donde descansarán los restos del poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, quien murió este primero de marzo.

La vicedictadora ayer desplazó a sus adeptos para que se tomaran la Catedral de Managua, donde se celebró una misa de cuerpo presente, la cual fue atacada por delincuentes, quienes agredieron a periodistas de medios de comunicación independientes y opositores que hicieron presencia en el homenaje.

«Nos unimos de manera particular con la comunidad de Solentiname, donde sabemos que se van a depositar sus cenizas, esa comunidad a la que tanto enseñó, tanto entregó esa comunidad que en 1977 fue ejemplo, fue inspiración de lucha de liberación, de lucha libertaria en nuestra Nicaragua”, anunció Murillo.

A pesar de odiarlo y darle persecución, la primera dama con total cinismo insistió en «celebrar la vida de una persona tan relevante», sin embargo ayer martes, 3 de marzo, activó a sus turbas para profanar el templo y ofender los restos del escritor y disidente del partido de gobierno. «Vende patria, traidor», gritaban los fanáticos al cuerpo de Cardenal.

“Celebrando la vida, los milagros, porque siempre es un milagro tener una personalidad tan relevante y una personalidad cuyos méritos, cuyos logros, cuyos talentos y cuya disposición estuvo al servicio de Dios nuestro Señor como sacerdote y será conocido en todo el mundo», dijo Murillo.

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo tras conocerse la muerte de Cardenal decretó tres días de duelo nacional y envió condolencias a la familia a quien llama «ilustre poeta nicaragüense», aunque en vida lo persiguieron, según él mismo lo denunció en su momento. «soy un perseguido político».

“Es de un cinismo insólito. Ernesto Cardenal murió perseguido por ella (Rosario Murillo), pero como un grande, como humanista y como poeta, con aclamación mundial. La asesina serial se quiere limpiar la cara y fingir un respeto en la muerte, que nunca le tuvo mientras estuvo vivo. Me parece un insulto, una burla y un escarnio. Nadie se engaña con semejante acto de hipocresía”, dijo la periodista e investigadora Sofía Montenegro al ser consultada por Artículo 66.

El cuerpo del también sacerdote será cremado y sus cenizas serán llevadas este sábado a la comunidad de Solentiname, situada en el extremo sur-este del gran lago de Nicaragua, administrativamente perteneciente al municipio de San Carlos, del departamento de Río San Juan.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ