Escuadrones de la muerte y ejecuciones entre los motivos de las sanciones a la Policía y comisionados

Estados Unidos expuso el papel criminal que ha desempeñado la Policía Orteguista desde abril de 2018, al servicio de la dictadura y en perjuicio de las libertades de los nicaragüenses

Ejecuciones extrajudiciales, secuestros, torturas y prohibición sistemática del derecho a la manifestación pacífica, son los principales motivos por los que Estados Unidos sancionó este jueves a la Policía Orteguista y tres comisionados claves en la cadena de mando de la institución.

“La Policía Nacional de Nicaragua es responsable del uso de munición real contra manifestantes pacíficos y de participar en escuadrones de la muerte, así como de llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales, desapariciones y secuestros”, argumentó la Oficina de Control de Activos del Tesoro estadounidense

Los comisionados Luis Alberto Pérez Olivas, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial y la cárcel El Chipote; Justo Pastor Urbina, de la Dirección de Operaciones Especiales (antimotines); y Juan Valle Valle, jefe de la Policía de Tránsito de Managua son los nuevos comisionados sancionados

Policía criminal

El Tesoro sanciona a la Policía Orteguista por ser responsable, cómplice o haber participado directa o indirectamente en graves abusos contra los derechos humanos en Nicaragua, formando parte de escuadrones de la muerte, desapariciones y ejecuciones

La Policía “es responsable del uso de munición real contra manifestantes pacíficos y de participar en escuadrones de la muerte, así como de llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales, desapariciones y secuestros”.

Sobre la institución pesa haber ordenado, controlado o dirigido de otra manera, o haber participado conscientemente, directa o indirectamente, en actos significativos de violencia o conducta que constituyen un abuso grave o violación de los derechos humanos contra personas asociadas con las protestas en Nicaragua que comenzaron el 18 de abril de 2018

Desde el comienzo de los disturbios políticos en 2018, la Policía y la parapolicías han llevado a cabo secuestros y ejecuciones selectivas de líderes políticos de la oposición. De acuerdo con declaraciones públicas de altos funcionarios de la Policía, los parapolicías, son un grupo paramilitar voluntario que a menudo se compone de oficiales de la Policía Nacional vestidos de civil, operan bajo la dirección de la Policía con impunidad. En julio de 2018 llevaron a cabo la “Operación Limpieza” para tomar medidas enérgicas contra los manifestantes y desmantelar las barricadas de las carreteras, lo que resultó en aproximadamente 100 muertes

Juan Valle Valle, líder de las fuerzas de choque

Al comisionado Juan Valle Valle, jefe de la Dirección de Tránsito de Managua, el Tesoro lo sanciona por ejecutar restricciones sistemáticas de la libertad de movimiento y expresión de los nicaragüenses. Lo identifica como en mando policial que en 2019 dirigió el acoso contra las personas refugiadas en el centro comercial Metrocentro

También lo designa por estar al servicio del orteguismo y por ser parte de los altos cargos de la Policía, “entidad que ha cometido, o cuyos miembros han cometido, graves abusos contra los derechos humanos en Nicaragua”

Luis Alberto Pérez Olivas, el torturador de El Chipote

El Jefe de la Dirección de Auxilio Judicial conocida como El Chipote y la persona identificada por opositores como su torturador.

En la designación de sanciones al comisionado general Luis Alberto Pérez Olivas, el Tesoro señala que ha habido denuncias de tortura, violación, electrocución, laceraciones con alambre de púas, estrangulamiento y palizas con tubos de acero.

Un manifestante celebrado en El Chipote declaró que hombres enmascarados lo colgaron del techo y lo golpearon con bates de béisbol, tubos y pistolas durante dos días. Posteriormente, el manifestante declaró que lo llevaron a un hombre enmascarado que reconoció por voz y cuerpo como Pérez Olivas, quien lo obligó a filmar una confesión que implica a otros manifestantes

Justo Pastor Urbina, líder de la represión

La designación de Justo Pastor Urbina ingresa a la lista de sancionados por ser el jefe de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), la unidad que controla las fuerzas antimotines de la Policía y “continúa desempeñando un papel central en la represión en todo el país”

BIENES Y TRANSACCIONES BLOQUEADAS

Como resultado de la acción de hoy, todos los bienes e intereses en la propiedad de los tres individuos y la Policía que se encuentran en los Estados Unidos o en posesión o control de personas estadounidenses están bloqueadas y deben ser reportadas a la OFAC.

Las regulaciones de la OFAC prohíben todos los tratos de personas estadounidenses o dentro (o en tránsito) de los Estados Unidos que involucren cualquier propiedad o interés en la propiedad de personas designadas o bloqueadas.

Simultáneamente con estas designaciones, la OFAC limita la realización de los negocios oficiales del Gobierno de los Estados Unidos y la liquidación de las transacciones que involucran a la Policía, incluido el procesamiento de pagos salariales a sus empleados, hasta las 12:01 am del 6 de mayo de 2020.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ