Mercado más grande de Centroamérica, ubicado en Nicaragua, abierto pese a advertencia sanitaria

La Voz de América visitó el el Mercado Oriental de Nicaragua, en Managua, un lugar que permanece concurrido, pese a las recomendaciones de distanciamiento en el país.

A Rina Castillo se le humedecen los ojos al contar la decisión que tomó, junto a su esposo, de continuar trabajando en el Mercado Oriental de Nicaragua, considerado el más grande de Centroamérica, pese a la advertencia sanitaria para evitar las aglomeraciones de personas y mantener el distanciamiento social ante para frenar la pandemia del coronavirus.

Castillo aseguró que ninguna autoridad sanitaria o del Ministerio de Salud les ha pedido a los comerciantes que suspendan sus labores pese a que en el país existen cinco casos positivos de la COVID-19.

“Estamos viniendo los viejos a trabajar. Los jóvenes los estamos dejando en la casa. Nosotros hemos decidido que ya vivimos lo que teníamos que vivir, si nos agarra pues ahí quedamos, pero mantenemos a nuestra familia”, dijo la comerciante a la Voz de América.

Con una extensión mayor a las 84 hectáreas, El Oriental, como se conoce a este mercado que es de referencia en Centroamérica, no sólo es el lugar de compras más concurrido, desordenado y preferido delos nicaragüenses, sino también el que mide el pulso de la economía del país. Recibe alrededor de 50.000 visitas diarias, según datos de la Corporación Municipal de Mercados de Managua, cuenta con más de 20.000 establecimientos y alrededor de 3.000 comerciantes ambulantes.

En este mercado la rutina sigue como si nada. La pandemia del coronavirus no ha motivado a los compradores a dejar de visitarlo, pues aseguran, tiene los precios más accesibles para la población.

“Diario vengo al mercado, para comprar y hacer mi venta, yo vendo arroz con leche, buñuelos, entonces diario vengo al mercado; es el lugar donde puedo comprar los productos más baratos”, dijo a la VOA, María Rivas, quien circulaba por el mercado con una mascarilla de tele, hecha en casa.

En tanto, el infectólogo Carlos Quant explicó a la Voz de América que mantener el populoso Mercado funcionando es un riesgo muy elevado para la salud de vendedores y visitantes.

“Si nosotros estamos llegando a lugares donde hay mucha concurrencia de personas siempre tenemos un riesgo elevado de adquirir la infección, por lo pronto la mayor recomendación es distanciamiento social” dice el experto.

Pese a que las estadísticas del Ministerio de Salud solo reportan cinco casos “importados” de la COVID-19 en Nicaragua, Quant cree que es muy probable que ya existan casos de transmisión comunitaria que no han sido detectados por el sistema de salud.

Managua, cuya población es superior al millón de habitantes, cuenta actualmente con ocho mercados populares, aunque ninguno como el Oriental, que es "un país en chiquito", según las autoridades.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ