Ante la depresión y crisis financiera, la estrategia del régimen será: ¿imponer el “corralito bancario”?

LA PRENSA

Entre los años 2008-2017 el capital bancario-financiero experimentó un proceso de expansión y crecimiento, que condujo a la formación y ampliación de una burbuja especulativa en los negocios inmobiliarios, construcción de viviendas, centros comerciales, edificios de oficinas, etcétera.

Estas inversiones especulativas, resultado del proceso de sobreacumulación de capital-dinero fueron estimuladas por el flujo de dinero de Venezuela y del narcotráfico. Motivados por estos estímulos, los actores especulativos pusieron en marcha importantes inversiones especulativas, no productivas.

Por ejemplo, de acuerdo a los datos oficiales del Consejo Monetario Centroamericano, los bancos nicaragüenses tenían, antes de 2018, una tasa de ganancia promedio entre 4 y 5 veces superior a la tasa de ganancia promedio de los bancos panameños o costarricense producto del margen de intermediación del dinero, legal y/o ilícito, depositado en los bancos, del crédito a la construcción y las tarjetas de crédito.

Este mecanismo aplicado por las grandes capitales tiene que ver con la compra masiva de tierras en las ciudades y el campo por parte de los miembros de la alianza de la nueva y vieja oligarquía, con el objetivo de incrementar el valor de las mismas de manera ficticia y transitar de la inversión industrial a la especulativa, supliendo así la caída de la rentabilidad del capital productivo. De esta forma, los capitales concentraron en el sector que producía una mayor porción de las ganancias, y privilegiaron la acumulación financiera sobre los procesos de reinversión productiva o tecnológica.

A medida que cayó la rentabilidad productiva, la inversión disminuyó y el crecimiento tuvo que ser impulsado por una expansión del capital ficticio (crédito, derivados de deuda o compra de acciones) para impulsar el consumo y la especulación financiera y de propiedad improductiva. La recesión 2018-2020 y la consiguiente caída del consumo, acentuó el colapso de la inversión productiva.

Leer más: Daniel Ortega impulsa Ley de Ciberdelitos, que censura y criminaliza redes sociales y ejercicio periodístico

La fuente principal de los ingresos financieros son los recursos generados por la cartera de crédito, el margen de intermediación o comisiones bancarias y las tasas de intereses en las tarjetas de créditos allí residen al menos el 60 por ciento del éxito operativo de los bancos. La caída de la rentabilidad productiva junto con el predominio y crecimiento de las finanzas, obstaculizaron desde el 2008, nuevas inversiones en la economía real, dificultando una recuperación de la crisis en el 2021.

Para generar tal cantidad de acumulación, el capital financiero organizó una gigantesca red de redistribución y apropiación de la riqueza social, generando una desigualdad económica descontrolada, impulsando, en consecuencia, una hiper concentración de la riqueza en manos del parasitismo financiero: bancos, inversores, especuladores, accionistas, tenedores, etcétera, hipotecando los recursos del Estado a las necesidades del sector especulativo.

A partir del año 2018 se mostró que los negocios especulativos (las hipotecas entre otros) son altamente riesgosos porque a la larga generan crisis por estallido de burbuja financiera, es decir, se reveló que no hay forma de extraer tal cantidad de ganancias de la economía real, dado el incremento de la cartera de mora y de riesgo.

Esta es la gran contradicción que genera el capital financiero y que se manifiestan en el 2020: las riquezas y ganancias que produce la economía se encuentran concentradas en el capital especulativo, bloqueando y debilitando así el ciclo de la reproducción ampliada del capital, y limitando la reinversión de los excedentes en nuevos procesos productivos (en capital constante y capital variable).

En otras palabras, el capital financiero, paradójicamente, se ha convertido en un obstáculo para la dinámica del capital productivo y del desarrollo en su conjunto. Más de la mitad de los departamentos del país se encuentran en contracción económica como consecuencia de los menores flujos de inversión, la caída de diversos sectores que ha ocasionado la recesión económica. Enfrentamos no una crisis cualquiera, sino que estamos hablando de un derrumbe económico que no se veía en casi 20 años.

Coincidiendo con la llegada de la pandemia, la recesión en la que se encuentra la economía, se explica, fundamentalmente, por los desequilibrios económicos que genera el capital financiero, que, ante la caída de la tasa de ganancia en la economía real, al privilegiar la especulación financiera en detrimento de la inversión industrial o productiva.

Este auge financiero tenía “la soga muy corta”, puesto que los negocios en la economía real, en los cuales, de alguna manera, sustentan al capital financiero, y de los cuales succionan su porción de ganancias, se encuentran debilitados, estancados y en retroceso desde abril 2018.

Leer más: Ley mordaza busca censura y autocensura de todos los nicaragüenses

Fenómeno que se explica por la caída de la tasa de ganancia que limita las posibilidades de inversión productiva debido a su baja rentabilidad. En los últimos años (2018-2020) esta tendencia se ha profundizado y será uno de los factores que provocará la depresión económica.

La caída de la rentabilidad, redujo la inversión productiva, el comercio decreció y la economía ingresó a una fase de recesión en camino a la depresión, vale decir, de estancamiento del nivel y ritmo de la ganancia/acumulación. Este panorama adverso para la economía productiva y real, estaba ya presente antes de la pandemia del coronavirus.

Por ello, resulta paradójico observar, simultáneamente, un estancamiento en la producción y el comercio, revelándose así una nueva situación de sobreacumulación de capital dinero y de un posible estallido de la burbuja financiera-inmobiliaria, por los negocios especulativos del sector de bienes raíces que no tienen sustento en la economía real. Esta situación refleja la ampliación de la burbuja especulativa y la inmensa sobreacumulación de capital, que es la típica antesala de una crisis bancaria-financiera.

De lo cual se desprenden las siguientes problemáticas: ¿En qué se sustentan las ganancias bancarias si la economía real se encuentra estancada, en declive y en proceso de depresión? Esta situación, en la que el capital financiero no logra obtener las ganancias de la economía real, hace conjeturar que se incuban las condiciones para una profundización de la crisis, mucho más grave.

Sin lugar a dudas, la pandemia ha contribuido a generar condiciones adicionales, tales como: la disminución de la producción, la restricción del comercio, el aumento del desempleo y el momento crítico de la crisis sociopolítica, que contribuirán a acelerar una posible crisis bancaria-financiera. Ya que el flujo de capital al no invertirse en la producción ha generado una altísima e ineficiente concentración de la riqueza.

La recesión se ha transformado en un problema estructural de carácter económico, derivado de la caída de la rentabilidad productiva y de la enorme e improductiva concentración de la riqueza en manos del capital financiero, lo cual es un escollo para incrementar la reproducción ampliada de la economía. Ninguno de los dos aspectos puede cambiarse con Ortega-Murillo en el poder.

La hipertrofia financiera y la caída de la inversión productiva impedirán que la economía y la acumulación se reactive en el corto plazo, y, como consecuencia se prevé un decrecimiento negativo en el 2021 en el marco de la confluencia de las cinco crisis que vive Nicaragua.

En la profundización de la crisis económica hay tener presente los siguientes hechos: ¿cómo se hará cargo el gran capital para mantener el sistema financiero en su conjunto, si las ganancias se reducen en la economía real?

¿Cómo pagarán los PYMES, las pequeñas y medianas industrias sus deudas si la recesión se agudiza, el comercio está por los suelos y no producen ganancias? ¿cómo pagarán los ciudadanos sus deudas si están desempleados o con sueldos reducidos? Por eso existe preocupación en los altos personeros de la banca.

Leer más: Dictadores en Nicaragua publican decreto de Estrategia de Ciberseguridad 2020-2025, más control y bozal

Ante la posibilidad real que está situación recesiva se transforma en depresión económica con repercusiones negativas en el sistema financiero, las preguntas que surgen son: ¿cuál será la estrategia del régimen Ortega-Murillo a sabiendas que una crisis bancaria sería el final de su permanencia en el poder? ¿adoptarán la implementación del “corralito bancario” con la esperanza de salvarse?

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ