Nicaragua: Ortega pide a Biden “trabajar con política de respeto y entendimiento”

En su primer discurso en un año electoral, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, instó el lunes al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a “trabajar con una política de respeto y entendimiento”, al tiempo que condenó la decisión de la administración Trump de reincorporar a Cuba a la lista de estados patrocinadores del terrorismo.

Ortega pronunció el discurso en el centro de Managua, justo al cumplirse 14 años de haber retornado al poder y cuando se prepara para una posible reelección, la cuarta consecutiva tras haber reformado la Constitución Política de Nicaragua, que se lo prohibía.

                                                    

El mandatario sandinista, de 75 años, se quejó por las sanciones impuestas por la administración de Trump contra al menos 25 empresas y funcionarios allegados a él y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Lea Más: Cardenal Brenes: Obispos evaluarían participación en tercer diálogo con Daniel Ortega

También acusó al presidente estadounidense Donald Trump de hacer maniobras militares en aguas que están en disputa entre Venezuela y Guyana, lo que constituye, -según afirmó-, "una flagrante violación al derecho internacional".

Ortega busca acercamiento con EE.UU.

Analistas políticos consultados por la Voz de América opinaron que el discurso de Ortega en un año electoral fue bastante representativo, sobre todo por hablar de Estados Unidos, con quien ha mantenido una relación tensa y de retórica dura durante el gobierno de Trump.

“No dudo que Ortega busque acercamiento con Estados Unidos, pero las administraciones demócratas hacen mucho énfasis en derechos humanos, y las dos organizaciones icónicas que hay en el mundo como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y las Naciones Unidas dicen que Ortega es un violador de derechos humanos”, expresó el analista y exdiputado liberal Eliseo Núñez.

Núñez descarta que los demócratas tengan algún tipo de acercamiento con Ortega hasta que no mejore la crisis que vive el país desde hace más de tres años, y que ha dejado más de 300 muertos, miles de exiliados y periodistas perseguidos.

“No veo ninguna posibilidad de que mejoren las relaciones si Ortega no mejora el tema de derechos humanos en Nicaragua.  Él lo va a buscar, pero dudo que le funcione”, agregó el exdiputado.

Recuerde Leer: Michael Healy llama a empresarios a estar listos ante un eventual diálogo con Daniel Ortega

Nicaragua vive una de sus peores crisis políticas de los últimos 30 años, desencadenadas a raíz de las protestas antigubernamentales contra Ortega en abril de 2018.

Hasta la fecha se mantiene un estado policial de facto, según han denunciado opositores al mandatario. Periodistas, medios de comunicación, activistas y opositores han denunciado reiteradamente sobre el asedio constante por parte de la policía nicaragüense.

Ortega ha dicho en su defensa que sufrió un supuesto intento de golpe de estado que lo obligó a endurecer leyes y encarcelar a los que ha llamado “golpistas”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ