Aspirante insta a la oposición ir a elecciones en Nicaragua y "demostrar fraude"

"Hay que ir (a las elecciones), porque si vos no vas, no hay un día después de las elecciones", dijo Chamorro
EFE

Managua,  (EFE).- El aspirante opositor a la Presidencia de Nicaragua, el economista Juan Sebastián Chamorro, instó a la oposición de su país a participar en las próximas elecciones en las que el presidente Daniel Ortega, en el poder desde 2007, busca su tercera reelección consecutiva, y así poder "demostrar el fraude".

"Hay que ir (a las elecciones), porque si vos no vas, no hay un día después de las elecciones", dijo a Efe Chamorro, sobrino político de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

Chamorro, que es precandidato a la Presidencia por la Alianza Ciudadana, explicó que el plan A de la oposición es ir a las elecciones y ganarlas, lo cual, consideró, "es posible, es deseable y si hacemos lo que tenemos que hacer bien, lo podemos lograr".

"Pero si a pesar de esta avalancha de votos, (los gobernantes sandinistas) se las roban, lo que viene después es una denuncia, es la creación de un Gobierno paralelo, como lo hizo precisamente (el actual presidente mexicano) Andrés Manuel López Obrador cuando dijo que le habían robado unas elecciones", indicó.

"DESLEGITIMAR LA DICTADURA"

Según Chamorro, que fue viceministro de Hacienda y Crédito Público y secretario de Coordinación y Estrategia en la Administración de Enrique Bolaños (2002-2007), si la oposición participa en los próximos comicios tendrá "elementos" para "mostrar el fraude" y "deslegitimar a la dictadura".

"Es decir, si aquí (en Nicaragua) vamos a ir con todo, como dicen ellos (los sandinistas), tenemos que ir al desconocimiento internacional de los resultados de las elecciones porque fue viciado el proceso antes, durante y después del día de la votación", anotó.

A su juicio, los sandinistas están "fraguando un fraude" para los próximos comicios y argumentó su denuncia con base en la reforma a la Ley Electoral promovida y aprobada por el oficialismo y a la elección de nuevos árbitros electorales, en su mayoría afines al mandatario Ortega.

Los legisladores sandinistas y sus aliados, que son mayoría absoluta en el Parlamento, aprobaron hace dos días unas reformas a la Ley Electoral que anulan la observación electoral para dar paso a la figura limitada del "acompañamiento", inhibe a candidatos que aplaudan las sanciones internacionales contra Ortega y sus allegados, limita la financiación electoral y restringe derechos constitucionales.

Adicionalmente, reeligieron a 2 magistrados del Consejo Supremo Electoral y eligieron a otros 8, en su mayoría sandinistas, que garantizó que el cuerpo arbitral de los comicios continúe integrado por miembros del oficialismo y personajes descritos como aliados, de acuerdo con los opositores.

DESCARTA LUCHA ARMADA

Para Chamorro, "la dictadura va con todo en restringir el proceso electoral nicaragüense".

"Ortega no hará concesiones a la oposición para ceder el poder", señaló el político, para quien "es iluso pensar en un Ortega democrático".

Pese a esa realidad, continuó, "hay que ir hasta las últimas consecuencias", la cual, aclaró, no incluye la lucha armada.

Chamorro dijo que espera una "avalancha de votos" el día de las elecciones y de esa forma "a la dictadura se le hará más complicado el fraude".

Asimismo, afirmó que "casi la totalidad de la comunidad internacional", con cuyos representantes ha conversado, le han dicho que la oposición debe ir a las elecciones, incluido el líder opositor venezolano Juan Guaidó.

                                                   
Chamorro es de la tesis de que los sandinistas aprobarán leyes a su favor, elegirán funcionarios electorales que cuenten los votos, inhibirán candidatos disidentes, entre otros, con el fin de que la oposición desista de participar en los comicios, porque teme al voto del pueblo.

"Con el voto popular y masivo podemos hacerle frente a este intento descarado de fraude", consideró.

Los opositores buscan cómo derrotar a los sandinistas, dirigidos por Ortega, de 75 años, que el 10 de enero cumplió 14 años consecutivos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.

Recibe las noticias mas importantes directo a tu celular, únete a nuestro nuevo canal en Telegram, haz clic aquí  

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ