Luis Guillermo Solís: sería un ejemplo nefasto, si régimen en Nicaragua permanece en el poder

El expresidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís advierte que el dictador Daniel Ortega lleva a Nicaragua por el rumbo de Venezuela, por lo cual considera “inaceptable” que la comunidad internacional permita regímenes “autoritarios y dictatoriales” debido a que marcarán un precedente “nefasto” en América Latina.

"No podemos tener otra Venezuela: si Nicaragua se sale con las suyas marca un precedente y un ejemplo nefasto para América Latina", dijo Solís en una entrevista con BBC Mundo.

LEER MÁS: Régimen amenaza con cárcel a dos banqueros y más empresarios

El historiador y politólogo, ve con “claridad” que Nicaragua se convierta en una segunda Venezuela “una posibilidad que está sobre la mesa”, lo cual genera preocupación porque los regímenes de la Alianza Bolivariana(ALBA) tienen esa característica de hegemonizar el sistema político.

“Una vez que lo tienen controlado, utilizan las instituciones judiciales y electorales para perpetuarse en el poder y finalmente convertirse en una dictadura que a sangre y fuego reprime a la gente para que no pueda opinar”, dijo

Y agregó “Me parece que están caminando en esa dirección y que eso es inaceptable. No podemos tener otra Venezuela: si Nicaragua se sale con la suya marca un precedente y un ejemplo nefasto para América Latina”

Según el ex mandatario, la comunidad internacional y demócratas deben hacer “todo lo posible” e impedir que ocurra.“Las opciones diplomáticas se están agotando. Me parece que se está haciendo hasta donde se puede con los instrumentos disponibles. Faltan poquitas cosas por hacer todavía en ese marco. Después habrá que moverse a la siguiente etapa, que podrá tener otras condiciones y características, incluida mediación internacional”, expresó.

SEGUIR LEYENDO: Congresistas piden a Joe Biden respuesta "firme y rápida" para frenar dictadura de Daniel Ortega

En la propuesta de mediación internacional, Solís señaló que podrían ser Argentina y México, a propósito que se abstuvieron, invocando el "principio de no intervención en asuntos internos", en una sesión en la OEA donde se aprobó una resolución que condena los arrestos, y pide la liberación de los "presos políticos" y medidas para garantizar elecciones libres y justas en Nicaragua.

“A lo mejor de alguno de los países que todavía son amigos de Ortega y no se han convertido ellos mismos en gobiernos igualmente arbitrarios y dictatoriales. Tal el caso, por ejemplo, del gobierno argentino o mexicano, que quizá puedan hacer algún tipo de gestión para que haya un entendimiento que evite la violencia. (...) podrían estar esperando que esta crisis requerirá dentro de pocas semanas o días que haya países que no estén ubicados en los dos lados de la línea y que ellos podrían ofrecer sus buenos oficios para lidiar entre las dos posiciones”, manifestó.

En una entrevista con BBC Mundo, el expresidente ve “difícil”  un acuerdo para celebrar las elecciones de noviembre en Nicaragua de forma legítima debido a que primero tienen que liberarse a los prisioneros políticos que suman cerca de 140 ciudadanos.

LEER MÁS: Nicaragua desoye a la OEA y sigue con la ola de arrestos, incluido un banquero

“Antes de hablar de las elecciones, hay que hablar de la liberación de todos los presos políticos: no solamente de los líderes de la oposición que han sido detenidos en las últimas dos semanas, sino de las más de 120 personas que siguen en las mazmorras de ese régimen desde hace meses (...) Entonces, pensar en una elección que además sea justa, que tenga observación internacional y sea legítimamente reconocida, me parece prácticamente imposible. Pero mi espíritu democrático y cívico me hace rechazar de plano la idea de que no exista una salida pacífica a esa crisis”, manifestó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ