Proceso electoral en Nicaragua no cumple estándares, según observatorio Urnas Abiertas

(EFE).- El observatorio multidisciplinario Urnas Abiertas dijo este miércoles en un informe que el proceso electoral de Nicaragua, en el que se elegirá al presidente y a legisladores el 7 de noviembre, no cumple con los estándares internacionales.

"En este cuarto informe se reafirma que las condiciones actuales respecto a normativa electoral y Derechos Humanos no cumplen con los estándares internacionales para desarrollar un proceso electoral justo, legítimo y creíble el próximo 7 de noviembre", sostuvo Urnas Abiertas, un grupo multidisciplinario que se define como imparcial y que comparte análisis respecto a la justicia y el riesgo electoral.

Lea Más: Consejo Supremo Electoral llama a la verificación ciudadana de cara a los comicios en Nicaragua

Ese grupo sacó esa conclusión basado en que "se sigue observando persecución judicial contra opositores", incluido cinco aspirantes a la Presidencia, y que "se reporta un incremento y nuevos patrones de violencia política".

                                                

Por otra parte, agregó, "el proceso electoral avanza a costa de una serie de irregularidades y anomalías, que cada vez más restan credibilidad a los próximos comicios generales, como la usurpación de funciones en los Consejos Electorales Departamentales o Regiones", que han sido asignadas mayoritariamente a partidarios sandinistas.

21 DETENIDOS EN UN MES

Sobre la "persecución penal", ese observatorio precisó que entre el 28 de mayo y el 27 de junio pasados 21 personas fueron detenidas "arbitrariamente", entre ellas cinco aspirantes a la Presidencia, diez dirigentes políticos, dos liderazgos empresariales, un periodista y tres extrabajadores de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Urnas Abiertas tildó de "arbitrarias" esas detenciones y los registros de las viviendas de los opositores, debido a que se están realizando "sin oportuno control judicial, y allanamientos sin orden judicial y sin entregar acta de ocupación de bienes".

También que la prolongación de prisión preventiva a 90 días a los opositores, amparados en una reforma al Código Procesal Penal, está siendo aplicada por la Justicia "como una medida punitiva disciplinadora y no porque existan verdaderos indicios de que la persona investigada pueda obstruir el proceso".

Asimismo, alegó que las causas judiciales contra los opositores, que son investigados bajo una Ley que los cataloga como "traidores a la patria", son "sin fundamentación sólida", y que las imputaciones que ha hecho la autoridad son "sin determinación de delitos".

Recuerde Leer: Kitty Monterrey reitera que van a elecciones pero bancos no les prestan para campaña electoral

Además, señaló que los jueces nicaragüenses han rechazado los recursos de exhibición personal, "impidiendo de esta manera acceder a la información necesaria para revisar la legalidad de la detención y evitando que se verifique el estado de las personas detenidas".

VIOLAN PRESUNCIÓN DE INOCENCIA Y DERECHO A DEFENSA

Por tanto, concluyó ese observatorio, se está violando la presunción de inocencia de los detenidos, y el derecho a la defensa, debido a que los arrestados no han sido asistidos legalmente por un abogado de su elección y las mismas audiencias no han sido públicas, sino "clandestinas".

Para Urnas Abiertas, "se sigue observando el uso abusivo del sistema de justicia con fines partidarios, con el objetivo de eliminar la competencia electoral, intentando darle una apariencia de legalidad".

Nicaragua vive semanas convulsas tras las detenciones de líderes opositores, entre ellos los aspirantes presidenciales de la oposición Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro y Miguel Mora, a quienes acusa de "traición a la patria".

Esas detenciones se producen de cara a las elecciones generales en las que Daniel Ortega, en el poder desde 2007, busca reelegirse por cinco años más.

El mandatario, un exguerrillero próximo a cumplir 76 años que retornó al poder en 2007 tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1984 y presidir por primera vez el país entre 1985 y 1990, ha acusado a los líderes opositores de intentar derrocarlo con el apoyo de los Estados Unidos y los ha tildado de "criminales".

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ