Abogado tilda de violación flagrante la acusación contra opositores en Nicaragua

Managua, 27 ago (EFE).- El abogado estadounidense Jared Genser, defensor de los líderes opositores nicaragüenses Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, tildó este viernes de "violación flagrante" la acusación hecha por la Fiscalía de Nicaragua en contra de sus clientes por el presunto delito de "conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional".

"Es tan espeluznante como espantoso que Félix y Juan Sebastián hayan sido acusados de cargos políticos tan descarados que pueden someterles de 15 a 25 años de prisión", criticó Genser, a través de una declaración pública.

Recuerde Leer: Carlos Sánchez Berzaín: Nicaragua y Bolivia son dictaduras, no "democracias en crisis"

"Como si esto no fuera lo suficientemente malo, el régimen de Ortega (del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega) ni siquiera se molesta en intentar que parezca el proceso como legítimo", agregó.
                                                     
Según Genser, no hay indicios de cuál juez presidió esa "audiencia secreta", dónde se llevó a cabo, si Maradiaga y Chamorro se encontraban en la sala del tribunal, y que los abogados locales no recibieron notificación del procedimiento y no estuvieron presentes.

VIOLACIÓN AL DEBIDO PROCESO

En la víspera, el Ministerio Público informó que acusó a siete dirigentes opositores, entre ellos Maradiaga y Chamorro que habían anunciado sus intenciones de aspirar a la Presidencia, así como a un consultor internacional, por ser presuntos autores de los delitos de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional.

La Fiscalía dijo que durante la audiencia preliminar que se llevó a cabo el jueves, a la que no tuvo acceso la defensa de los imputados, la autoridad judicial admitió la acusación para las personas imputadas.

LEER MÁS: Mónica Baltodano dice que Daniel Ortega no tiene nada de "revolucionario", es un "dictador"

Al respecto, el abogado Genser enumeró una serie de "violaciones" a sus clientes, entre las que mencionó "sus desapariciones durante 80 días", debido a que desde que fueron arrestados el Estado no les ha permitido a los familiares ni a los abogados visitarlos en prisión, lo cual, dijo, constituyen "tortura bajo el marco del derecho internacional".

Además, "la forma en que fueron acusados de estos crímenes fue una violación flagrante de prácticamente todas las protecciones del debido proceso otorgada por el derecho nicaragüense e internacional", indicó.

"ORTEGA CREE TENER LICENCIA PARA ACTUAR CON IMPUNIDAD"

Entre las presuntas violaciones mencionó el derecho a una audiencia pública; el derecho a un abogado; el derecho a un Poder Judicial independiente e imparcial; el derecho a la presunción de inocencia; y el derecho a libertad bajo fianza.

"Pero lo peor de todo es que el régimen de Ortega aparentemente tiene la intención de mantenerlos incomunicados indefinidamente", señaló.

Por tanto, Genser dijo que "antes que nada, la comunidad internacional tiene que exigir que Daniel Ortega presente pruebas de vida que Félix y Juan Sebastián están vivos y exigir la liberación de los más de 150 presos políticos".

"La única razón por la que Ortega está comportándose de manera tan transparente e inhumana es porque cree que tiene licencia para actuar con total impunidad. El mundo debe mostrarle que hay consecuencias graves y profundas por tratar a las personas de esta manera", apuntó.

Las autoridades nicaragüenses han arrestado a los aspirantes presidenciales opositores Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre, investigados por supuesta traición a la patria, así como a casi una treintena de dirigentes políticos y profesionales independientes, de cara a las elecciones del 7 de noviembre próximo.

SEGUIR LEYENDO: UE respalda a España tras las acusaciones "inaceptables" de Nicaragua

Daniel Ortega, un exguerrillero sandinista próximo a cumplir 76 años y que retornó al poder en 2007 tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1984 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990, busca su quinto mandato, cuarto de forma consecutiva, y segundo con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ