"Ortega buscará legitimidad y ganar tiempo": reacciones al anunciado diálogo de la dictadura en Nicaragua

Opositores rechazan la propuesta de un diálogo con la dictadura de Ortega y Murillo, mientras analistas políticos consideran que los llamados solo serán sus cómplices. El Cosep sigue guardando silencio.

Opositores a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo rechazaron la convocatoria a un diálogo nacional que hizo el diputado sandinista, Wálmaro Gutiérrez, este martes por considerar que los dictadores pretenden legitimar el fraude electoral que ejecutarán este próximo 7 de noviembre y ganar tiempo ante la comunidad internacional.

Gutiérrez adelantó los resultados de las cuestionadas elecciones generales y aseguró que las ganará el partido de la dictadura, Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), a la vez que hizo eco de lo anunciado en meses anteriores por el dictador Daniel Ortega al repetir que después del irregular proceso electoral habrá un diálogo nacional.

Lea además: Congresista María Elvira Salazar promete presionar para aplicar Nica Act a Daniel Ortega e investigar a testaferros

Juan Diego Barberena, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Aul y Blanco (UNAB), consideró que el régimen sandinista solo busca legitimidad y ganar tiempo con el llamado a un diálogo que, adelanta, será excluyente y no convocará a las organizaciones opositoras que nacieron a raíz de las protestas ciudadanas de abril de 2018.

                                                    

"El pueblo nicaraguense está claro que la solución política aquí, negociada y diálogada, debe dar paso a la salida de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Ese diálogo debe tener como un actor político importante a la verdadera oposición del país y eso involucra a las fuerzas políticas que emergieron desde abril de 2018. Yo no me imagino qué es lo que puede abonar un diálogo con el PLC (Partido Liberal Constitucionalista) o con el APRE (Alianza por la Repúlica) para la solución de la crisis sociopolítica", cuestionó Barberena.

Rechazo a estrategia de Ortega

El pasado  14 de enero, desde el centro histórico de Managua, el dictador Ortega adelantó que abriría los espacios para realizar un diálogo nacional con los diversos sectores del país, después de las elecciones generales, pero no precisó si daría las condiciones necesarias para el mismo como: la liberación de presos políticos, el retorno de exiliados, cero represión y elecciones generales limpias y transparentes.

Lea también: ¿Qué dice la ley sobre la propaganda electoral? ¿Se está cumpliendo en Nicaragua?

"Nosotros como demócratas, como luchadores por la libertad, como sedientos de justicia y de una verdadera nación, libre, en paz y soberana le decimos rotundamente no al diálogo con criminales de lesa humanidad. No vamos a permitir que...estos personeros, estos criminales que han atentado contra todos los derechos de todos nosotros los nicaraguenses pretendan hoy en día hablar de un diálogo cuando claramente están afirmando que ganarán. No van a ganar nada señores, ustedes son una dictadura criminal que ha asesinado, encarcelado, asediado y ha mandado al exilio a todo nuestro pueblo", recordó la opositora en el exilio y excarcelada política, Irlanda Jérez.

                                                    

Para el analista político, Eliseo Núñez, Ortega realizará un diálogo excluyente y negociará solo con sus aliados. "Dice que va a dialogar con todo mundo menos con los golpistas, con los que están presos, con los que piden sanciones, entonces él piensa dialogar con los que salgan ahí en la Asamblea Nacional, de los que ya él tiene en la bolsa. Lo que propone es pescar en pecera", señaló.

Empresa privada sigue en silencio

Llamamos al vocero del PLC, Christiam López, para conocer la posición de este partido político ante el posible diálogo, pero se excusó de contestar diciendo que luego regresaría la llamada. El PLC es visto como colaboracionista de la dictadura y recientemente la presidenta de esta organización política, María Haydée Osuna, solicitó al Consejo Supremo Elecoral (CSE), dominado por magistrados sandinistas, la cancelación de la personería jurídica del partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL), el cual fue eliminado de la contienda electoral.

Por su parte, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) -cámara empresarial que aglutina a las empresas más grandes de Nicaragua- se ha mostrado tímido y evasivo ante los constantes abusos de la dictadura en contra de su mismo gremio y de los opositores nicaragüenses. 100 % Noticias llamó a Michael  Heally, presidente del Cosep, para conocer su reacción sobre el anuncio de Gutiérrez, pero como ya es costumbre no contestó. Llamamos al vocero del Cosep, Carlos Rostrán, en busca de una reacción al tema, pero manifestó que estaba en una reunión.

"El silencio de la empresa privada me parece que es sintomático, el silencio durante todos estos meses me parece muy revelador alrededor de lo que se pueda estar cocinando en las trasmoyas, puede ser incluso que ya hasta estén platicando de alguna manera, pero sí creo que el gran capital por sus intereses económicos pueda ceder a esa pretención de Ortega", considero Barberena. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ